El rescate

El Gobierno de Rajoy corre el riesgo de parecerse cada vez más al de su antecesor Rodríguez Zapatero. Sus declaraciones contradictorias y las de otras relevantes figuras del PP deterioran la confianza en un proyecto serio para sacarnos de la crisis. Se actúa tarde y con excesivos globos sondas, ocurrencias y parches. No es que nuestros gobernantes comuniquen mal, sino que mal pueden hacerlo en estas circunstancias.

Se ha mentido tanto o, en el mejor de los casos, se ha pronosticado tan mal –o las dos cosas simultáneamente y desde hace tanto tiempo- que bueno hubiera sido apostar siempre por lo contrario. Eso explica la discrepancia entre la opinión pública española, deseosa de creer lo que se le decía, y el comportamiento de los perversos mercados internacionales, más proclives a valorar la realidad que a dar por buenas las bellas palabras de aquellos con quienes se juegan sus dineros.

Desde el mejor sistema financiero del mundo, la construcción de aceras, el reparto de bombillas de bajo consumo, el antipatriotismo de los escépticos y el primaveral camelo de los brotes verdes –conviene no olvidar los orígenes del desastre- hemos llegado a un rescate bancario para prevenir la intervención sin paliativos. Al enorme peso de la herencia recibida se sumó finalmente el escándalo de Bankia, que ha sido gestionado, según un cualificado dirigente europeo, del peor modo posible. Y alguna Comunidad Autónoma regida por la gaviota se encuentra entre las más endeudadas de España. El entonces presidente Rodríguez Zapatero se vio obligado en veinticuatro horas a decir digo donde había dicho Diego. Rajoy, con semblante serio y actitud tajante, aseguró el 28 de mayo que no habría ningún rescate de la banca. Lo ha habido, sin embargo, y su credibilidad acusará el golpe.

Volvemos a jugar con la gramática para evitar las palabras nefandas. Antes era políticamente incorrecto hablar de crisis y ahora debe eludirse el vocablo “rescate”, incluso con el adjetivo “bancario” a continuación. Nos entretenemos de nuevo con lo de si los perros son galgos o podencos, cuando los canes y los hombres de negro ya están aquí. Nuestro rescate es más “light”, sobre todo formalmente, que los de Grecia, Irlanda y Portugal, pero habrá una mayor vigilancia de la troika europea y habremos de cumplir los deberes que directa o indirectamente se nos impongan. El dinero no lo recibe el Estado sino nuestro Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROP), que luego lo distribuirá entre los bancos y cajas que lo requieran en función de sus necesidades de capital. La garantía última de su devolución recae sobre el Estado como deuda pública de la que responderíamos –o responderemos- todos los españoles.

Aunque nuestro particular rescate sea un mal menor frente a la intervención del Estado, sorprende que se celebre como un gran triunfo lo que, en definitiva, es el reconocimiento de nuestra incapacidad para recapitalizar la banca española con nuestros propios medios. Aquella solvencia proclamada “urbi et orbe” se ha revelado como una falacia más de las muchas puestas en circulación confiando en la fe del carbonero mal informado. Y si el rescate es tan bueno, nos gustaría saber por qué no lo solicitamos tiempo atrás, por qué los mercados y la prima de riesgo no parecen verlo así, y por qué Durao Barroso, Presidente de la Comisión Europea, se vanagloria de habernos convencido para pedir ayuda. La enhorabuena de Su Majestad se nos antoja un poco exagerada, quizá porque no nos gustan las manifestaciones de autocomplacencia para el consumo interno.

Menos mal que el rescate nos ha traído una palabra desconocida hasta ahora en el Diccionario y en el uso normal de nuestra lengua común. Es la “condicionalidad”, empleada por Rajoy en su tardía intervención pública y asumida de inmediato en la réplica de Pérez Rubalcaba. Todo un hallazgo que remozará el castellano mucho más que el uso y abuso de otros vocablos muy de actualidad pero de antiguo cuño: oxímoron, sistémico e implosión, por ejemplo.

8 comentarios
  1. Joan Carles López Sancho says:

    Como experto en radiaciones del hábitat y en especial en la aplicación de nuevas tecnologías, ya basta de intentar confundir a las personas con el calentamiento térmico solo pasa en el horno microondas como recurso más cercano, el wifi es perjudicial no el router como todos plasman ya que a un 3 metros ya no emite radiaciones significativas, pero si que es peligros m´ñas que el teléfono móvil las tabletas, smartphones, portatiles por tener (algunos tienen más de 6 antenas en el dispositivo) y lo que lo hace verdaderamente peligroso es la distancia en las tablets es prácticamente pegadas al cuerpo y a cualquier parte el portátil en las partes bajas pecho y regazo, este es el verdadero problema y el añadido es la proximidad en eventos importantes campos de fútbol, conciertos, y otros eventos (y siempre digo una cosa uno dos 5 wifis no es un problema cientos de miles lo es, déjense de ir de un lado para otro los efectos están ahí y cada vez hay más personas electrosensibles una terrible enfermedad.

    • Antonio Pérez says:

      Para mí el BioInitiative, que resume más de 2.000 estudios internacionales sobre el tema como bien dice el texto y que ha sido aceptado por el consejo de Europa es una prueba mucho más a tener en cuenta que lo que tú puedas decir, amigo Isidoro

      • Isidoro Martínez - ¿Qué mal pu says:

        Venga, que no sea porque lo digo yo: "El Consejo de Salud de Holanda, el Centro Australiano para la
        Investigación de los Bioefectos de la Radiofrecuencia (ACRBR), el grupo de análisis de los efectos de los campos electromagnéticos de la Comisión Europea, el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos
        (IEEE), la Oficina Alemana de Protección contra la Radiación, y la Agencia Francesa para la Seguridad de la Salud Ambiental y Ocupacional coinciden en que el Informe Bionitiative no cumple los mínimos requisitos científicos y en que no hay pruebas que apoyen lo que dice."

  2. Antonio Pérez says:

    " El Consejo de Europa se hizo eco de este estudio en 2012 y desde
    entonces países como Inglaterra, Francia o Suecia han retirado la
    conexión inalámbrica en decenas de centros educativos, museos,
    bibliotecas y lugares públicos". Creo que no hay mucho más que leer. Por mucho que digas Isidoro, estar rodeado de ondas electromagnéticas no tiene que ser muy sano y desde hace unos años a esta parte el cáncer se está multiplicando cada vez más

    • Isidoro Martínez - ¿Qué mal pu says:

      Muchas falsedades en su comentario. Los gobiernos que nombra no han hecho ninguna campaña de retirada de WiFi. Desde que existe La Tierra hay ondas electromagnéticas, y de las más débiles que pasan por nuestro cuerpo están las de WiFi o móvil. Y que "el cáncer se está multiplicando" es un bulo como un piano, basado en sesgos de diverso tipo.
      Lo mejor de todo es que, a pesar de esta conspiranoia, puede seguir usando (tal como hace para escribir sus comentarios) dispositivos electrónicos con total tranquilidad.

      • Antonio Pérez says:

        Y por cierto, la OMS también demuestra que el cáncer está aumentando y ya se ha convertido en la segunda causa principal de mortalidad después de las enfermedades cardiovasculares

        • Isidoro Martínez - ¿Qué mal pu says:

          ¿Se refiere a la OMS que dice que aumenta proporcional al aumento de la población y en incidencia por cada 100k personas por el envejecimiento sin precedentes?¿La OMS que no considera las ondas no ionizantes como factor, y si el tabaco, el alcohol, el sedentarismo y la mala alimentación?
          Pues eso.

Los comentarios están desactivados.