Pintan bastos

Cuando nuestra credibilidad en el exterior está muy deteriorada. Cuando ya hemos tenido que rectificar los porcentajes del déficit. Cuando hay que contratar, a costa del contribuyente, los servicios de dos agencias internacionales para que nos digan -y los de fuera se lo crean-, cual es la situación real de nuestro sistema financiero. Cuando desautorizamos públicamente al gobernador del Banco de España, aunque bien lo merezca como corresponsable de nuestro desastre económico. Y cuando las autonomías se acuerdan por fin del principio de solidaridad y de que aquí nos salvamos juntos o, juntos también, nos vamos por el mismo sumidero de las aguas negras. Entonces, en el último momento, canta la gallina en tres Comunidades Autónomas del PP: Madrid, Valencia y, un poco rezagada, Castilla y León.

Queríamos pensar que la mentira metódica del último Gobierno del PSOE había quedado atrás con las últimas elecciones, pero empezamos a temer que no haya sido así. Están ocurriendo cosas no previstas en el guión. Se nos lanzan globos sondas y volvemos a las ocurrencias con explicaciones para tontos. ¿A qué viene, por ejemplo, anunciarnos ahora la subida del IVA el año próximo? Falta un plan detallado y completo que sustituya al chorreo de medidas más o menos improvisadas. Todo ello con la agravante de que el presidente Rajoy gusta del escapismo en la nebulosa gramatical. Los ciudadanos agradeceríamos que se nos respondiese a ciertas preguntas con un “sí o no, como Cristo nos enseña”. O sea, como recomendaba el catecismo del Padre Astete.

Preferible es callarse que utilizar el sistema Ollendorf como sucedió con el viaje del Rey a Botsuana. ¿Sabía el Gobierno que el jueves, día del accidente, se encontraba Su Majestad fuera de España? Y nuestro Presidente nos habla del lunes. No es casualidad que, pese a ser la cabeza del partido político con mayor apoyo ciudadano, siga descendiendo puestos en su valoración personal frente a los líderes de otras formaciones políticas mucho más modestas, incluido Pérez Rubalcaba, el candidato vencido recientemente en las urnas.

Nos sorprendió que Rajoy empezara a hacer, para salir de la crisis, lo contrario de lo prometido en su día. Si nos hubiera pedido un cheque en blanco, quizá se lo hubiésemos dado, pero sus afirmaciones solemnes le valieron numerosos votos. Con todo, su último mensaje no fue mal recibido: estaba dispuesto a romper con cualquier promesa si fuera necesario para salir del pozo. El apoyo al PP se mantiene en las encuestas del CIS. Pero ¿hasta cuándo?

Era difícil admitir que Rajoy y su partido no sospecharan siquiera antes de las elecciones generales que el déficit real superaría al declarado por el anterior Gobierno. Podían haber sido más cautos puesto que mal podían ignorar lo que ocurría en algunas Comunidades Autónomas como, por ejemplo, Castilla-La Mancha. Y ahora resulta que el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas se dispara al 8’9% del PIB porque algunas Comunidades gobernadas desde hace años por el PP han esperado hasta hoy para contarnos la verdad. Un nuevo paso en la pérdida de una fiabilidad que ya se encontraba en niveles muy bajos.

Luego pasa lo que pasa. Nuestra prima de riesgo se dispara. La bolsa se desploma. Necesitamos que vengan de fuera a comprobar el estado de nuestras finanzas porque de nosotros, simplemente, no se fían. Tan pronto decimos que ya hemos hecho todo lo que debíamos hacer como anunciamos nuevas medidas para salir de la crisis. Se extiende la sensación de que todos los políticos son iguales y sólo se interesan por el poder. Los “indignados” del 15-M son la contestación blanda a lo que tenemos –no nos representan, dicen- pero detrás, si las cosas no cambian, vendrán los extremismos de los desengañados. Miremos a nuestro alrededor y aprendamos la lección antes de que sea demasiado tarde.

2 comentarios
  1. antonio says:

    No cuente ud. milongas, sr. Miralles. Todo el mundo sabe que ocurre en las manifestaciones antidesahucios. Y está bien que la policía, en lugar de montarla con alguien que aparca un momento para sacar de un cajero, meta en vereda a los antisistema que viven como cerdos en el sistema. Punto. Ya vale!!!!!

  2. kikemb says:

    Milongas?? En este tipo de actos, como otros muchos, si no es por esos periodistas como Alekos no sabríamos nada de nada. Este periodista se dedicaba a informar y sino le gustaba al sr. Antonio, pues lo siento así nos va. El sr Miralles cuenta muchas cosas, pero milongas nunca. Y punto.

Los comentarios están desactivados.