Crisis energética

Vor der Leyen censura el macropaquete de ayudas de Alemania: "Sin una solución común, nos arriesgamos a la fragmentación"

El plan de subsidios de 200.000 euros aprobado por Berlín para abaratar la factura energética de los alemanes suponen un riesgo para la unidad de mercado y la igualdad de competencia

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen

EFELa presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, aprovechó su intervención este miércoles ante el Parlamento Europeo para censurar el macropaquete de ayudas de 200.000 millones de euros del Gobierno de Alemania para combatir el aumento de los precios.

Von der Leyen aseguró que la crisis actual requiere "medidas de emergencia excepcionales" y que la UE actúe "más unida que nunca" y "en solidaridad". "Necesitamos proteger los fundamentos de nuestra economía, y en particular nuestro mercado único. Esta es la fuerza de la UE, de donde procede su riqueza. Sin una solución europea común, nos arriesgamos a la fragmentación", dijo la presidenta de la CE.

El comentario parece ser una referencia velada al macropaquete de 200.000 millones en ayudas públicas aprobado por Berlín para abaratar la factura energética de los alemanes, que ha recibido ya críticas de algunas voces, tanto en las capitales como dentro de la Comisión Europea, por su potencial impacto sobre la competencia en detrimento de los países más pobres del bloque.

Por ello, dijo ser partidaria de aumentar la financiación disponible dentro del programa Repower EU -propuesto por Bruselas con el fin reducir la dependencia del gas, el petróleo y el carbón de Moscú y reforzar la soberanía energética del bloque- "para que todos los Estados miembros puedan acelerar las inversiones necesarias".

"Modernizamos la infraestructura energética, preservamos la igualdad de condiciones, aseguramos nuestra competitividad en los mercados globales y lo hacemos a la europea, conjuntamente", incidió Von der Leyen.

Los países de la UE aprobaron precisamente este martes 20.000 millones de euros adicionales en ayudas directas para el Repower EU, que se sumarán a los aproximadamente 220.000 millones que quedan disponibles en préstamos del fondo Next Generation para financiar este plan para desprenderse de la energía rusa.

Más directo se mostró, por su parte, el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien señaló este miércoles que el paquete de 200.000 millones de ayudas de Alemania puede "generar un problema de cohesión en el mercado interior" de la UE.

"No hay que olvidar que algunos Estados miembros tienen una capacidad financiera muy grande que les permite apoyar a sus industrias y consumidores, es el caso de Alemania, que acaba de anunciar un 5 % de su PIB" en ayudas, dijo a Efe Borrell.

El también vicepresidente de la Comisión Europea subrayó que "otros Estados miembros no tienen esta capacidad financiera y esto plantea un problema de cohesión dentro del mercado interior". "Hay que mantener el funcionamiento del mercado interior y evitar distorsiones de la competencia, sin duda", agregó Borrell.