Seat aspira a construir coches eléctricos en la fábrica de Martorell

Actividad manufacturera

EUROPA PRESSActividad manufacturera: Dos trabajadores en la línea de producción de Martorell

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, ha afirmado que trabajará para crear demanda de coches eléctricos: "Queremos hacer coches eléctricos en un país donde hasta ahora no se venden coches eléctricos", algo que defiende cambiar en España y toda Europa porque los empleos del sector dependerán de eso.

En una entrevista del diario 'Ara', ha recordado que la caída en las ventas no se ha debido a la falta de demanda, sino de suministros, algo que considera "frustrante", aunque ve que la situación ha mejorado en el primer semestre.

Preguntado por si Seat puede desaparecer ante la expansión del coche eléctrico, ha respondido que hasta 2035 se seguirán vendiendo coches de combustible, y que todavía deben decidir si electrificar la marca.

Cree también que hacen falta "medidas adicionales a corto plazo" de la administración para impulsar el coche eléctrico en España y alcanzar planes pragmáticos --en sus palabras--, para fortalecer las infraestructuras de recarga de los mismos.

Martorell

Y, sobre la posibilidad de añadir una nueva plataforma en la fábrica Seat de Martorell (Barcelona), ha asegurado que los modelos León y Formentor "tienen mucho por delante" allí y no se lo plantea hasta que se sustituyan, aunque sí más adelante.

"Yo lucharé por eso. ¿Que es fácil? No. Porque hay mucha competencia en el grupo. Se tiene que entender nuestra complejidad", ha dicho en relación a la segunda plataforma.

Ha reiterado su voluntad de fabricar coches eléctricos en Martorell en 2025 y tener la fábrica de baterías, por lo cual ha lamentado que se va con retraso respecto a los Perte del coche eléctrico, aunque considera que todos los actores implicados están poniendo de su parte para que avance.

Sagunto

Griffiths ha celebrado que España en general y Sagunto (Valencia) en particular acoja la planta de baterías, porque la ciudad tiene "muchas ventajas a nivel económico y logístico".

Al preguntárle si Catalunya llegó tarde a esa aspiración, ha respondido: "No llegó tarde. No era un tema de quién era el primero, sino de dónde tenía más sentido. Al final Valencia tenía más sentido que las otras alternativas".