PROTESTAS

Los sindicatos presentan batalla para exigir subidas salariales y advierten de un otoño tenso

Calviño plantea a agentes sociales un pacto a tres años de moderación de rentas empresariales y salariales

EFELos sindicatos se movilizan bajo el lema Salario o conflicto, para exigir salarios dignos

Los sindicatos CCOO y UGT se han concentrado este miércoles frente a la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para exigir subidas salariales y advertir a la patronal de que el otoño llegará con huelgas y manifestaciones si se oponen a proteger el poder adquisitivo de los trabajadores.

Ante la sede de CEOE, los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han emplazado a la patronal a sentarse de nuevo en la mesa de negociación del acuerdo para el empleo y la negociación colectiva, después de que a principios de mayo la dieran por cerrada ante la imposibilidad de pactar un marco salarial que sirviera de referencia a la hora de negociar los convenios colectivos.

La discrepancia que no se pudo salvar entonces tuvo que ver con la recuperación de las cláusulas de garantía salarial ligadas a la inflación, una cuestión imprescindible para los sindicatos e inadmisible para la patronal.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha vuelto este miércoles a rechazar, en declaraciones a Onda Cero, un acuerdo que indexe las subidas salariales al índice de precios de consumo (IPC) para evitar los efectos de segunda ronda y la pérdida de competitividad de las empresas.

Garamendi está a favor de que los salarios suban, pero en contra de incluir en un acuerdo marco una cláusula que revise automáticamente los salarios con la inflación, ya que condicionaría la negociación colectiva y no todos los sectores pueden permitírselo.

Así los cosas, los sindicatos han decidido "tensionar" la situación, en palabras de Unai Sordo, a la vista de que la conflictividad está sirviendo para cerrar acuerdos salariales "importantes" como los del metal en Cantabria o A Coruña, donde después de varios días de huelga se han logrado incrementos por encima del 4 % con cláusulas de garantía salarial.

Si esto es "perfectamente posible" en sectores que exportan y compiten en el exterior, "por qué que no es posible llegar a una gran acuerdo salarial en España que garantice el poder de compra de los salarios y permita pacificar la negociación colectiva", se ha preguntado el líder de CCOO.

"Que la patronal no se equivoque (...) las organizaciones sindicales tenemos que movilizar a los trabajadores que están con los convenios bloqueados para que se llenen las calles, para que las fabricas y los centros de trabajo paren y consigamos romper esta barrera que nos impide poder mantener los salarios", ha afirmado por su parte Pepe Álvarez.

"No es verdad que las empresas no ganen dinero, que no estén en una buena situación para poder afrontar aumentos de salarios, están en una buena situación para poder aumentarlos y si no habrá lucha, habrá conflicto", ha advertido el líder de UGT.

Antes de la reunión de este miércoles por la tarde con el Gobierno, CCOO se ha mostrado a favor de un gran acuerdo social para repartir el impacto de la subida de los precios, pero Sordo ha asegurado que el Ejecutivo también tiene que contribuir a ello.

Calviño plantea un pacto de rentas a tres años

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha planteado este miércoles a los agentes sociales un pacto de rentas hasta 2025 que pase por una "moderación" de rentas salariales y empresariales para hacer frente a la escalada inflacionista.

"Desde el Gobierno pensamos que un acuerdo a tres años vista, hasta 2025, de moderación de las rentas empresariales y salariales es la contribución que necesita la economía española del diálogo social", ha señalado la vicepresidenta primera tras la reunión entre Gobierno y agentes sociales --CEOE, Cepyme, CCOO y UGT-- para volver a abordar el pacto de rentas ante un escenario "complejo" de cara a los próximos trimestres debido a que la inflación está siendo más persistente y elevada de lo esperado.

En esta reunión, que la responsable de Economía ha calificado como "útil y productiva", el Ejecutivo y agentes sociales han abordado la escalada inflacionista que sufre el país y las consecuencias que está provocando la guerra en Ucrania.

En este sentido, la vicepresidenta ha remarcado que "es esencial" que los márgenes empresariales no se amplíen y que los salarios crezcan de manera moderada para evitar la persistencia de la inflación y sostener la evolución "muy positiva" de la actividad económica y el empleo.

Pese a este escenario marcado por la escalada de precios, Calviño ha asegurado que "por el momento" no se han instalado efectos de segunda ronda que, lo que podrían provocar en caso de darse es que la inflación sea más persistentes incluso aunque desaparezcan sus causas iniciales.

Además, la vicepresidenta aboga por que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) pueda ser parte de este pacto de rentas, remarcando que el objetivo del Gobierno es que alcance el 60% del salario medio antes de que finalice la legislatura. "Espero que sea uno de los elementos que pueda integrarse en el pacto de rentas", ha subrayado.

"Hemos tenido una reunión larga, intensa fructífera y muy productiva que tiene que dar mensaje de confianza y esperanza", ha subrayado la vicepresidenta, tras comprometerse a seguir trabajando con agentes sociales en aquellas medidas que puedan facilitar el pacto de rentas.

Sobre el autor de esta publicación