Saboreando la Copa

Real Madrid v Barcelona - La LigaMessi estuvo siempre bajo la atenta mirada de Pepe, sorpresa en el once de Mourinho / Foto: Gettyimages

Tras el primer capítulo de esta saga de cuatro partes, en el que todos quedaron contentos, llega el momento de la verdad. El partido en el que se juega realmente un título y en el que Valencia será invadida por las dos aficiones que acudirán a apoyar a los suyos en lo que podría ser la final soñada por el fútbol mundial y un preludio de lo que será la eliminatoria de semifinales de Champions League.

Messi estuvo siempre bajo la atenta mirada de Pepe, sorpresa en el once de Mourinho / Foto: Gettyimages

El miércoles, en Mestalla, decenas de miles de seguidores, madridistas y barcelonistas, deben disfrutar y hacer honor de la conocida como la gran fiesta del fútbol español. Con pasión, pero sin excesos. Y es que en los últimos tiempos, se han polarizado cada vez más los dos equipos y los medios de comunicación precisamente no han ayudado a dulcificar esta competencia, sino que la han alentado mediante discursos muy subjetivos. Ya hablaremos mañana del aspecto meramente deportivo del encuentro, pero todo lo que está sucediendo en el postpartido liguero y la pre final merece ya de por sí un espacio de reflexión.

Desde la optica madridista, lograr un empate con diez ante el equipo que casi todos denominan mejor equipo del mundo, es un empujón moral para afrontar un partido que pondría fin a dos años de vacío en cuanto a títulos. ¿El juego? Nunca dijo José Mourinho que haría disfrutar con buen juego a su afición, pero sí aseguraba trabajo e implicación. Y este aspecto no se puede negar que lo está cumpliendo a rajatabla.Hay en el seno de la afición madridista un debate sobre si la táctica precavida realizada el sábado en el Bernabéu con un trivote debe repetirse en el resto de encuentros. Los hay que señalan el resultado conseguido como una gesta a base de casta, mientras que otros, como la opinión de Alfredo Di Stéfano, su equipo debe jugar mejor.

Por parte barcelonista, el empate es visto como la consecución virtual (que no lo lea Guardiola) del título liguero y una nueva demostración de la ventaja azulgrana en cuanto a juego. Sin embargo, como el propio técnico culé indicara tras el gol se produjo un cierto conservadurismo de sus jugadores y no atacaron la portería de Iker Casillas. Precisamente de porteros está el principal cuestionamiento del entrenador, ya que para la mayoría de seguidores querían que siguiera en la portería Victor Valdés, en estado de gracia, pero quien defenderá la meta culé será Manuel Pinto, como en toda la Copa del Rey. Lo que sí ha sido, sin duda, una gran noticia para los barcelonistas ha sido el regreso del capitán Carles Puyol, que pese a retirarse con molestias musculares, se espera que pueda formar parte del eje de le defensa junto a Piqué.

Pero… ¿Por cual  equipo apuestas? ¿Y qué resultado crees que se producirá?