Medio Ambiente limpiará los Barrancos de Orihuela y toda la parte de Vega del Segura, pese a ser competencia del CHS

sierra de orihuela

orihuela

sierra de orihuela

Tras la primera fase del trabajo llevada a cabo, la limpieza del tramo urbano, ahora toca empezar con los tramos no urbanos, los que costarán al consistorio un total de 45.000 euros. Asimismo, el edil Manuel Gallud cargó duramente contra aquellos que han ensuciado los barrancos de la cara sur de la sierra, convirtiéndolos en verdaderos “vertederos” que además entrañan peligros en el caso de haber lluvias torrenciales.

Además, quiso puntualizar que los trabajos de vigilancia y limpieza de la sierra pertenecen a la Generalitat Valenciana y las de los barrancos a la CHS, pero ninguno de los dos organismos está por la labor de atender a estas obligaciones.
Por ello las diez personas contratadas limpiarán los barrancos del Raiguero de Bonanza y de La Matanza durante los próximos 5 meses.

Con esta iniciativa, también el Ayuntamiento hace una labor social con personas desempleadas al pagarle solamente la diferencia entre el subsidio que están cobrando y el salario que reciben, algo que pretende volver a hacer para limpiar otras zonas aunque no se trate de competencias estrictamente del Ayuntamiento.

En relación al CHS, Gallaud afirmó que no se podría pedir explicaciones hasta que no se produjesen daños como consecuencia de la falta de limpieza.

También quiso añadir que ya en ocasiones pasadas el Ayuntamiento ha tenido que asumir tareas extra para favorecer a sus vecinos, en cuanto al vertido de basuras, se ha solicitado que se pongan barreras para evitar más desajustes de este tipo.

Las consecuencias de dichos vertidos han resultado ser muy negativas además de los casi 600.000 euros en multas que se le ha impuesto al Ayuntamiento por los vertidos de basuras al Segura.

Pese a no haber relación entre estos dos casos, el concejal ecologista afirmó que se tomarán medidas judiciales contra la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana, que recibe 5,5 millones de euros anuales en concepto de depuración, pero que no los invierte en mejorar las depuradoras, cuyos vertidos son de muy baja calidad.