Las salas de cine florecen con los nuevos estrenos

Dr Strange 2

Durante la pandemia, muchos negocios se han visto afectados de manera considerable y sus cifras han caído en desgracia. Algunos se recuperarán y otros todavía están intentando salir a flote. Los cines, que tampoco estaban en su mejor situación antes de la pandemia, son uno de esos negocios que están tratando de volver y cuyo futuro se ha puesto en duda en algunos momentos. No obstante, lo que ha ocurrido tras el estreno de películas muy esperadas, ha dejado claro que los cines están a salvo por mucho que se vayan a producir unos reajustes obvios después del periodo pandémico.

Las películas que han abierto el camino de la recuperación han sido dos estrenos de verano que habían generado mucha expectación: Doctor Strange in the Multiverse of Madness y Top Gun: Maverick, la secuela del clásico film protagonizado por Tom Cruise. En ambos casos las cifras han sido millonarias y han dejado claro que el público sigue interesado en disfrutar de estrenos de cine sin recurrir al streaming.

En el caso de la secuela de Doctor Strange, de Marvel, la taquilla total en Estados Unidos ha sido de más de 411 millones de dólares, pero ha ascendido a más de 950 millones sumando los ingresos internacionales. Por su parte, Top Gun: Maverick ha llegado en Estados Unidos a 662 millones de dólares, lo que ha convertido la película en el séptimo mejor estreno en la historia del país. Sumando los ingresos internacionales, la secuela de Top Gun ha alcanzado unos ingresos globales de 1,352 mil millones de dólares. Así se ha convertido, internacionalmente, en la película 13 más taquillera de la historia.

La entrada de estas dos películas en las salas de cine es lo que ha derivado en este gran aumento de ingresos y en la vuelta del público a las salas. Lo que ha logrado Top Gun: Maverick ha sido muy sorprendente, y se piensa que el resultado de la película podría haber sido aun mejor si hubiera llegado en un momento más normal y no después de la pandemia. Aun así, también hay que pensar que quizá sus altos ingresos se han debido a una consecuencia de la pandemia y de las ganas que tenían los espectadores de volver a las salas de cine. Nunca se conocerá la respuesta real, pero lo que sí sabemos es el papel que ha hecho la película y lo mucho que ha impactado positivamente entre los espectadores.

Por supuesto, alrededor de estas dos secuelas se han estrenado muchas otras películas y algunas no han obtenido malos resultados. Pero son los blockbusters como estas secuelas los que tienen la responsabilidad de mover el mercado y de lograr que todo el mundo se mueva para ir al cine. Lo bueno es que el efecto rebote que tienen estas películas es enorme. Muchos espectadores han retomado su interés por el cine tras haber asistido a uno de los pases de estos dos films de los que os hemos hablado. Una semana o dos semanas después, han acabado volviendo al cine porque echaban de menos la experiencia y lo bien que se lo pasaron con el Doctor Strange o Top Gun.

No hay que olvidar que el cine es una de las experiencias sociales más arraigadas entre la sociedad desde hace décadas y décadas. Vamos al cine a pasarlo bien, a desconectar y a hacer algo con amigos y familia que nos aporta un buen entretenimiento y también nos da tema de conversación, tanto antes como después de ver la película.

Al mismo tiempo, el cine está recuperando velocidad y éxito debido a que las plataformas de streaming han comenzado a caer en cuanto a niveles de demanda. El motivo de ello es que los espectadores quieren volver a las salas y disfrutar de las películas tal y como lo hacían antes. Había preocupación en la industria sobre si el efecto Netflix haría que cambiaran los hábitos de los consumidores, pero por lo que se ha podido ver, está bastante claro que nada va a cambiar de manera significativa.

Uno de los motivos por los que no se ha producido ese relevo generacional en cuanto al consumo de vídeo se encuentra en que las producciones para streaming han dejado en entredicho la calidad de las mismas. Se aprecia una clara diferencia entre una película “de cine” y una “de streaming”. Curiosamente, no ocurre lo mismo con las series de televisión, donde sí que no hay diferencia entre las series de tv y las que se producen para streaming. Pero, hoy por hoy, el cine está a salvo.

El final de 2022 y el inicio de 2023 van a ser claves para el estado del cine y su éxito futuro. Por ahora da la sensación de que las salas pueden respirar tranquilas y que, además, en unos años la situación mejorará. También dependerá de las películas que se estrenen y de la forma en la que los grandes estudios, como Marvel, capturen la atención de los espectadores.