Las ONG ecologista exigen a la Junta de Andalucía que frenen el proyecto de gas en Doñana

greenpeaceGreenpeace

Greenpeace

Este jueves, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han enviado una carta a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía, para exigirle que termine con los tres proyectos de extracción y almacenamiento de gas en el espacio natural de Doñana. Es “un nuevo atropello a la integridad de uno de los espacios naturales más emblemáticos de Europa”, declaran las ONG.

Las cinco ONG han solicitado también una reunión con Diego Valderas, vicepresidente de la Junta de Andalucía y Coordinador de Izquierda Unida-Los Verdes para que actúen contra estos proyectos y que “Doñana no se convierta en un campo gasísitico”.

La semana pasada, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aprobó el proyecto de ampliación de la explotación de gas en la zona natural, “marginando una vez más los intereses medioambientales”, critican las ONG ante la decisión del Ministerio.

Los ecologistas piensan que el proyecto es “inaceptable e incompatible” con la conservación del área natural de Doñana y explica que llevar a cabo estas acciones implicaría “poner en peligro la naturaleza de este excepcional espacio y en riesgo la credibilidad internacional del gobierno central y autonómico” además de sumarse a otros graves impactos existentes.

De esta manera, si no se pone fin de inmediato el desarrollo del proyecto industrial, la Declaración de Impacto Ambiental positiva del Ministerio ocasionaría la construcción de un gasoducto de más de 18 kilómetros y estructuras de almacenaje por todo Doñana. “Afectaría directamente a la Zona de Especial Protección (ZEPA) de Doñana y al Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de Doñana Norte y Oeste. Lamentablemente este tipo de proyecto no es una novedad para Doñana que, aún gozando de su título como espacio protegido, acumula desde hace años diversos puntos de extracción de gas”, denuncian las organizaciones.

Petroleum Oil & Gas España, filiar de Gas Natural Fenosa, de la que el ex presidente Felipe González es accionista y consejero, “podría explotar el terreno con total impunidad, con un alto riesgo de contaminación del subsuelo, acuíferos, pérdida de biodiversidad, en muchos casos de especies amenazadas, así como múltiples impactos imposibles de cuantificar en estos momentos” si la Junta de Andalucía no interviene en la disputa.

Las ONG seguirán todo el proceso y harán todo lo que esté en su mano para frenar “uno de los proyectos más peligrosos para el medio ambiente de nuestro país”.