El lince ibérico en peligro crítico

Lince ibericoEl lince ibérico en peligro

El lince ibérico en peligro

El lince ibérico, lynx pardinus, es un felino de tamaño superior a un gato domestico, cuyas patas son largas y están adaptadas para el salto y para cazar. Tiene una cola corta (de 8 a 15 cm), orejas grandes y erguidas, y su cara está rodeada por pelos muy largos que forman unas grandes patillas terminadas en punta. Pesan entre 12 y 14 kilos los machos (en raras ocasiones llegan a los 18 kg), las hembras entre 9 y 15 kg, y poseen una longitud total, sin incluir la cola, entre 85 y 110 cm.

Además, el lince es una especie solitaria y muy depredadora que ubica a sus presas con la vista y el oído, y el conejo es su presa preferida, de hecho constituye entre el 70 y el 95% de su alimentación. Entre las otras presas que caza se encuentran las liebres, roedores, cervatillos y algunas aves.

Es un animal propio de la península ibérica que lamentablemente esta, desde el año 2002, en peligro critico. Así lo ha catalogado la UICN, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, quien considera que es el felino más amenazado de todo el mundo.

Ya en el año 2006 la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía había estimado que la población de linces oscilaba en los 150 ejemplares en libertad, los cuales se encontraban distribuidos en 5 núcleos, siendo solamente dos los núcleos en donde existía la posibilidad de reproducción.

Estas dos poblaciones con capacidad de reproducir linces ibéricos son las de Doñana y Andújar-Cardeña, a las que también se puede añadir algunos ejemplares “perdidos” en Montes de Toledo orientales, Sistema Central occidental y otras áreas de Sierra Morena.

Actualmente la situación es similar. Se calcula que la población total de linces ibéricos no supera los 200 ejemplares, aunque se confía que los programas de cautividad y sus mayores cuidados puedan salvar a la especie de la extinción.

Principales amenazas del lince ibérico

Entre las amenazas que atentan contra la supervivencia del lince ibérico encontramos las siguientes:

  • Menor población de conejos, los cuales son su principal alimentación. Y aquí debemos reparar en que los conejos disminuyeron por dos enfermedades que fueron creadas por el ser humano para controlar, justamente, la población de conejos: la mixomatosis y la enfermedad vírica hemorrágica, EVH. Sin darse cuenta, estas acciones han puesto al lince en esta delicada situación. Es un claro ejemplo de cómo los humanos alteramos el normal equilibrio de la naturaleza.
  • Perdida de su hábitat natural, tanto por construcciones humanas como por la ganadería intensiva, entre otras razones.
  • Caza indirecta y la utilización de métodos de caza no selectivos (cepos y lazos).

Apostemos por la supervivencia de esta especie ibérica y no dejemos que se extinga y nos abandone.

Fuentes: Sierradebaza y Faunaiberica

Foto: Lince iberico por Fernando Cuenca Romero en Flickr