El fracaso de la reunión de Doha mantendrá los bajos precios del petróleo

petroleo

petroleo

Había una gran expectación en torno a la cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebrada en Doha el 17 de abril pero el desenlace de la reunión puede resumirse en esta frase: 'necesitamos más tiempo'. El autor de la misma es el ministro de Energía de Catar, Mohamed Saleh al Sada, quien dejaba meridianamente claro que no se había alcanzado un acuerdo para recortar la producción. De este modo, todo apunta a que el petróleo seguirá en niveles similares al actual a medio plazo.

Los asistentes a la cumbre, que suponen conjuntamente el 60% de la producción global de petróleo, no fueron capaces de cerrar un acuerdo que parecía perfilado desde hace algunos meses. Arabia Saudí demostró que no tenía ninguna intención de cumplir las medias promesas que había realizado a productores cuyas economías sufren en mucha mayor medida el mantenimiento de los precios actuales, como Venezuela. Riad sigue creyendo que la 'guerra del crudo' puede permitirle alcanzar una posición todavía más predominante en el mercado y no quiere echarse atrás.

En su lugar, las monarquías del golfo pérsico trataron de vender que el mercado se está recuperando y que se confirma que ya se han cimentado soportes sólidos. Así, el mínimo de 26,55 euros por barril marcado el 26 de enero supuso el inicio de un rally alcista que se habría consolidado. Esto tiene su parte de razón porque el 12 de abril se alcanzó un nuevo máximo anual por encima de la barrera de los 40 euros (42,03). Sin embargo, hay analistas que no descartan una reversión de la tendencia.

La lectura que suelen hacer los más escépticos sobre la posibilidad de predecir hacia dónde se irán los precios es que ahora se habla de soportes infranqueables pero hace dos años nadie se hubiera creído que el crudo se vendería a 26,55 euros por barril. En consecuencia, los argumentos esgrimidos para avalar que todo siga como hasta ahora parecen más encaminados a acallar a los miembros críticos que a tranquilizarlos.

Vía: El País.

Foto: Petróleo vía Shutterstock