¿Cuál es la nueva cuota de autónomos en España?

Cuál es la nueva cuota de autónomos en España

Los autónomos representan uno de los colectivos profesionales que más han sufrido en los últimos años y que más continúan haciéndolo. Desde hace tiempo se solicita a los organismos pertinentes del gobierno que muevan carta para ayudar a este grupo de profesionales para disponer de un día a día más cómodo. La decisión de las altas esferas ha sido renovar la Ley de Autónomos con la implementación de una nueva serie de tarifas.

Si tienes dudas sobre cuáles son las nuevas tarifas de autónomos en España o si estás pensando en convertirte en uno de estos profesionales, te recomendamos que sigas leyendo para saber a qué tipo de gastos deberás hacer frente en estos momentos.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es que la implementación de estas cuotas que entran en vigor en 2023 tendrá un periodo de transición hasta alcanzar en 2025 su valor definitivo. En total se han establecido quince tramos que dividirán la cuota de autónomos dependiendo del rendimiento de cada uno de ellos. En el tramo menor se establece que el autónomo tiene ingresos inferiores a 670 euros, mientras que el tramo superior es para quienes ganan una cantidad superior a 5000 euros mensuales.

Por lo tanto, lo que se ha hecho es introducir un ajuste por el cual habrá quienes paguen cuotas menores a las habituales y aquellos que paguen más. Pero como se puede apreciar, las reducciones para quienes no ganan suficiente son tan pequeñas que van a continuar suponiendo una soga en el cuello para aquellos autónomos que tienen un menor volumen de ingresos.

Así, en el tramo inicial, para quienes ganan menos, la cuota a pagar en 2023 será de 230 euros, en 2024 pasarán a pagar 225 euros y desde 2025 tendrán que pagar 200 euros. Si a esos menos de 670 euros se les restan más de 200 euros y luego se hace la resta correspondiente de otros pagos, como pueden ser impuestos, se llega fácilmente a la conclusión de que es inviable mantener una economía sostenible.

Los quince tramos hacen que haya que pagar cantidades superiores en base a los ingresos que se obtienen. Así, por ejemplo, quienes obtengan unos ingresos mensuales de 1300 a 1500 euros tendrán que pagar, en 2023, una cuota de autónomos de 294 euros que, curiosamente, se mantendrá estable también en 2024 y 2025. Esto es algo que ocurre también en algunos de los otros tramos, dejando ver una mayor cantidad de inconsistencias a la hora de plantear estas tarifas.

En el caso de los autónomos que ganen más dinero, aquellos con unos ingresos superiores a 6000 euros, la cantidad a pagar en 2023 será de 500 euros. En 2024 tendrán que comenzar a pagar 530 euros y, a partir de 2025, su tarifa mensual será de 590 euros.

Lo que muchos autónomos critican es la escasa realidad que hay en la incorporación de estas tarifas. Una vez más, no se piensa en aquellos autónomos que tengan dificultades o los que están comenzando y necesitan un poco de soporte para llevar a cabo su negocio. Porque sí es cierto que hay promociones y descuentos para los primeros años de autónomo, pero ni son suficiente ni son aplicables en todos los casos (como autónomos que ya tuvieron una actividad económica previa).

Para un autónomo que tiene unos ingresos de 500 euros, tener que pagar 230 euros de cuota de autónomo resulta totalmente imposible. Pero para un autónomo que tiene unos ingresos de 6000 euros, pagar 500 euros de cuota no va a suponer ningún tipo de obstáculo. ¿Cómo puede ser que la diferencia entre aquellos autónomos que no tienen casi ingresos y los que gozan de una economía espectacular sea tan pequeña? Y pongámonos en la situación de un autónomo que tiene unos ingresos mensuales de 10 mil euros. En ese caso, tampoco tendrían que pagar más de 500 euros. ¿Es justo?

Al margen de que resulte una decisión justa o no, el problema con la incorporación de estas nuevas tarifas es que están faltas de lógica. Si se trata de conseguir una sociedad con autónomos con una economía más saludable y un mayor apoyo, unas tarifas como estas no resultan beneficiosas. No se ayuda al crecimiento ni tampoco se da soporte a que quienes pasan por dificultades puedan sacar su negocio adelante. Y teniendo en cuenta que las nuevas tarifas han recibido el apoyo de la ATA (la Asociación de Trabajadores Autónomos), posiblemente la situación se encuentre en un punto en el que no vaya a recibir mejora, al menos, en un tiempo.

Por lo tanto, los autónomos van a tener que surfear la marea como puedan durante los próximos años y mentalizarse de la situación en la que se encuentran las cuotas. No hay que olvidar, para compensar, que los nuevos autónomos se podrán beneficiar de ventajas de distinta índole dependiendo de dónde residan.