C's propone un IVA cultural del 7% y el PP una nueva rebaja general del IRPF

ciudadanos

ciudadanos

ciudadanos

A pocos días de que arranque oficialmente una campaña electoral especialmente competida, los partidos siguen filtrando sus grandes propuestas para el 20-D y, cómo no, también están añadiendo alguna más sobre la marcha. Por primera vez desde 1989, el centro-derecha de ámbito nacional tendrá dos grandes candidaturas en liza, algo que obliga a dichas formaciones a movilizarse más para conseguir el voto de sus partidarios. Ciudadanos y Partido Popular han protagonizado dos anuncios casi simultáneos y, para más sorpresa, en el mismo escenario.

Efectivamente, el partido del gobierno y su mayor rival electoral escogieron distintos puntos de Valencia para lanzar sus promesas. La formación de Albert Rivera dejó como gran titular que desea dejar el IVA aplicado a todo lo relacionado con la cultura (el famoso IVA cultural) en el 7%. Esta rebaja implicaría un brusco descenso de catorce puntos respecto al tipo que se aplica en la actualidad. Rivera hace suyas las reivindicaciones del mundo del cine o el teatro entre otros colectivos y deja solo al PP, único partido que no se ha pronunciado sobre esto.

En cuanto a la todavía mayor fuerza de la derecha del espectro político español, su principal interés sigue siendo reducir los impuestos directos, lo que constituye un 'deja vu' respecto a la campaña de 2011. Mariano Rajoy aseguró en la Ciudad de las Artes y las Ciencias que piensa volver a bajar todos los tramos del IRPF, dando continuidad a la reforma fiscal aprobada en 2014 y cuyo calendario de aplicación se ha adelantado. En este sentido, el tipo máximo sería del 43% y el mínimo del 17%.

Desglosadas las noticias, llega la gran pregunta: ¿son viables las promesas de estos partidos o simplemente están exagerando sus posibilidades de cara a seducir al electorado liberal y conservador? En el caso de C's, la rebaja propuesta es, evidentemente, ambiciosa, lo que pone en tela de juicio que sea factible llevarla a cabo, al menos, en el corto plazo. En cuanto al PP, no ha concretado cuándo comenzaría a aplicar estos cambios, teniendo más margen.

Vía: Cinco Días.