Al bono estadounidense se le cae una A

obamaphotoObama ha sufrido el revés de las agencias de calificación

La noticia que salió hace dos días sobre la baja nota que la agencia de calificación Standard & Poor’s había puesto al bono estadounidense no ha de verse como un caso aislado del problema que tiene el gobierno de Obama en materia de economía. Y es que varios días antes de rebajar la deuda de triple A a doble A, otra agencia, en este caso, Moody’s había mantenido con cierto recelo la máxima calificación del bono norteamericano. Es decir, le concedía la triple A, pero con perspectivas negativas. Efectivamente, los augurios se han cumplido. El bono estadounidense ha perdido su estatus de intocable. Pero esta rebaja puede conllevar una serie de consecuencias, sinceramente, devastadoras. De momento, Obama, tras recurrir al discurso patriótico para salvar su proyecto político, está dispuesto a pactar con los republicanos con el fin de evitar una crisis de Estado sin precedentes.

Obama ha sufrido el revés de las agencias de calificación

La verdad es que todos los gobernantes que se enfrentan a la grave situación económica que vivimos lo hacen de manera histórica. Nadie antes se había encontrado en una situación tan compleja. Por eso, lo que se pide es que si está situación coge a más de uno sin saber muy bien qué hacer, que no se repita el tema Lehman Brothers. Es aquí donde llega la preocupación ciudadana. Un nuevo caso Lehman Brothers, casi tres años después de que desencadenara la grave crisis que padecemos, sería la gota que colmase el vaso. Además, evidenciaría la total incompetencia de nuestros gobernantes, a la vez que demostraría la escasa autoridad que tienen ante los mercados. Esto ya lo sabemos, pero se constaría de manera firme.

No obstante, la alarma causada por la quiebra de Lehman Brothers no afectado de la misma manera a la Bolsa que la baja calificación del bono estadounidense. Eso sí, los mercados tampoco es que se hayan despertado de manera optimista. Las caídas son una constante en las últimas sesiones de Wall Street, Londres o Madrid. Las jornadas negras se suceden, pero el caso Lehman Brothers no se ha repetido. Tel Aviv tuvo que cerrar el pasado sábado 6 de agosto por las continuas pérdidas, pero la sangre no ha corrido al río, de momento. Habrá que esperar a las siguientes sesiones para ver cómo se recuperan, si es que se recuperan, los mercados de valores. Lo que sí parece obvio es que actualmente las que mandan son las agencias de calificación.

Foto: anthonybaker