Luis Medina y José María Aristrain entran en la lista de grandes morosos y salen Ancelotti, Twitter y Nozar

El número de grandes morosos con Hacienda baja: 7.037 y deben 17.710 millones

Luis Medina, el comisionista de las mascarillas

EFELuis Medina, el comisionista de las mascarillas

El comisionista Luis Medina, investigado por supuesta estafa al Ayuntamiento de Madrid en la compra de mascarillas durante la pandemia, y el empresario vasco José María Aristrain han entrado en la lista de contribuyentes que deben a Hacienda más de 600.000 euros, mientras que el entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, Twitter y la inmobiliaria Nozar desaparecen de ella.

Así, entre estas nuevas personalidades que entran en la lista, Luis Medina Abascal acumula una deuda con el fisco de 653.000 euros, mientras que la deuda del empresario siderúrgico vasco, José María Aristrain, asciende a 1,26 millones de euros.

Por contra, desaparecen de la lista el entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, que acumulaba en la anterior publicación una deuda de 1,4 millones de euros, la inmobiliaria Nozar, que debía 214,88 millones de euros, o Twitter, cuyo endeudamiento llegó a los 800.000 euros. También salen de la lista el Ayuntamiento de San Fernando o Lleida Basquet.

El listado de morosos de Hacienda se abandona en los casos en los que los deudores reducen su deuda por debajo de los 600.000 euros, aunque se aproxime a esa cifra, o por otros supuestos como cancelaciones por el cobro o por prescripción o por insolvencia definitiva, entre otros, sin perjuicio de que puedan volver a aparecer a posteriori.

Según los datos facilitados este jueves por la Agencia Tributaria, los grandes morosos adeudaban al finalizar 2021 un total de 17.710 millones de euros, un 2,9 % menos, aunque si se eliminan duplicidades (porque una misma deuda puede adjudicarse tanto al deudor como a sus responsables solidarios), el importe se reduce a 14.567 millones, un 4,2 % menos.

El noveno listado de grandes deudores es el primero que recoge información a cierre de año con los nuevos requisitos establecidos en la ley de lucha contra el fraude: contribuyentes con deudas con Hacienda de más de 600.000 euros (hasta entonces era un millón de euros) que no estén sujetas a aplazamientos ni suspensiones ni hayan sido saldadas íntegramente tras conocer que se iba a incluir en el listado, así como sus responsables solidarios.

La Agencia Tributaria publicó un listado extraordinario con esta información en diciembre de 2021, que incluía las deudas pendientes a 31 de agosto de ese año. Según la Agencia Tributaria, el nuevo listado incorpora 340 nuevos morosos, con una deuda de 636 millones.

En cambio, 580 deudores que figuraban en el listado publicado en diciembre y que sumaban una deuda de 1.164 millones, ya no aparecen, ya sea porque han abonado deudas hasta bajar del umbral de los 600.000 euros o porque han conseguido aplazamientos o suspensiones.

Tampoco figuran en la lista una serie de contribuyentes que han aportado 81,8 millones para evitarlo, ya sea abonando parte de sus deudas en las semanas previas a la fecha de recogida de datos -para situarlas por debajo de los 600.000 euros- o, una vez notificada su aparición en el listado, abonándolas íntegramente.

Además, una buena parte de los deudores que figuraban en el listado de diciembre han realizado aportaciones para saldar parte de sus deudas: 3.077 morosos han abonado un total de 638 millones.

Solo uno de cada cinco morosos es persona física

De los 7.037 deudores que figuran en este listado -que incluye tanto deudores principales como responsables solidarios-, 1.387 son personas físicas, con una deuda de 2.125 millones, y 5.650, personas jurídicas, con una deuda de 15.585 millones.

Por lo que respecta al total de la deuda, 8.346 millones están consignados únicamente con el deudor principal; 1.441 millones, únicamente con el deudor responsable, y el resto, por ambas circunstancias.

De hecho, 3.566 deudores que figuran en esta lista han realizado derivaciones de responsabilidad subsidiaria o solidaria a terceros, por un importe de 6.506 millones, una circunstancia que contribuye a prolongar el tiempo de cobro.

Más de una tercera parte de la deuda total -6.787 millones, un 38 %- corresponde a deudores en proceso concursal, por lo que las posibilidades de cobro son limitadas.

Sobre el autor de esta publicación