El IPC cierra el año 2021 en el 6,5%, dos décimas por debajo de lo esperado, pero sigue en máximos de 30 años

Con el dato interanual de diciembre, el más elevado desde mayo de 1992, el IPC encadena su duodécima tasa positiva consecutiva y sitúa la la inflación media de 2021 en el entorno del 3%

Economía/Macro.- El IPC cierra 2021 en el 6,5%, dos décimas por debajo de lo esperado, pero sigue en máximos de 29 años

La inflación se disparó en España a lo largo del 2021 hasta cerrar el último mes del año en el 6,5 %, el dato más alto desde mayo de 1992, con el fuerte aumento de los precios de la electricidad como principal responsable. Así se desprende de las cifras publicadas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que rebajan dos décimas el dato adelantado hace dos semanas y reflejan que el Índice de Precios de Consumo (IPC) aumentó un punto respecto a la cifra de noviembre.

La subida de los precios en comparación con el último mes de 2020 vuelve a estar marcada por el encarecimiento de la electricidad, tal y como ha ocurrido en los últimos meses, a la que se han sumado componentes como la alimentación (que tradicionalmente suele subir en Navidad y en el que la inflación alcanzó el 5 %) y el segmento de hoteles, cafés y restaurantes (3,1 %).

Concretamente, la electricidad se disparó un 72 % en tasa interanual, en contraste con el repunte de noviembre, cuando aumentó un 46 %; sin tener en cuenta las bajadas de impuestos sobre la luz, la subida sería del 96,8 %.

Los cálculos de diferentes analistas resaltan que la electricidad tiene un peso del entorno del 3 % en la cesta de la compra tipo que utiliza el INE para calcular el IPC, y sin embargo, en 2021 fue responsable de casi la mitad de toda la inflación.

En el apartado de energía y combustibles, el gas natural se incrementó en un 11,3 %, exactamente el mismo porcentaje que un mes antes, y tanto el gasóleo como la gasolina se ralentizaron en diciembre hasta cerrar el año en el 24,6 y el 23 %, respectivamente.

Además de la luz, los productos que más subieron en diciembre en tasa interanual fueron los combustibles líquidos (45,4 %), el butano y el propano (33,3 %), los hoteles y hostales (31,9 %), otros aceites (30,5 %) y el aceite de oliva (26,7 %).

Del lado contrario, las caídas más notables las protagonizaron peajes y aparcamientos (22,5 %), seguidos por teléfonos móviles (5,1 %), transporte de pasajeros por mar (3,6 %) y otros soportes informáticos (2 %).

Tendencia al alza desde febrero

El IPC general refleja una escalada continua desde el mes de febrero, cuando la tasa se situó en el 0 %, para posteriormente ir subiendo al 1,3 % en marzo; al 2,2 % en abril; 2,7 % en mayo y junio; 2,9 % en julio; 3,3 % en agosto; 4 % en septiembre; 5,4 % en octubre; 5,5 % en noviembre, y finalmente el 6,5 % en diciembre.

La inflación media del ejercicio 2021 alcanzó el 3,1 %, lo que supone la cifra más alta en la última década.

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha registró el mayor repunte de inflación en tasa interanual con un 7,6 %, por encima de Castilla y León (7,3 %), Aragón (7,2 %), Extremadura (7,1 %) y La Rioja (7 %); en el extremo contrario se situaron Ceuta y Canarias, con subidas por debajo del 6 %.

También aumentó de forma significativa la inflación subyacente -indicador en el que se excluyen los precios de los alimentos no elaborados y los productos energéticos-, que acabó diciembre con una tasa del 2,1 %, cuatro décimas más que el mes anterior y un nuevo máximo desde marzo de 2013.

En tasa mensual, el IPC de diciembre se situó en el 1,2 %, cuatro veces más que en noviembre (0,3 %).

En cuanto al IPC armonizado, que permite hacer comparaciones con otros países, cerró en el 6,6 % el año, 1,1 puntos por encima del dato de un mes antes.

Debate sobre subir los sueldos

Las altas tasas de inflación han abierto un debate sobre la conveniencia o no de subir los salarios para compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2021, con patronal y sindicatos enfrentados.

La CEOE ha defendido que elevar los sueldos podría ayudar a prolongar la inflación, lo que perjudicaría la competitividad de España, y ha resaltado que el dato de diciembre es más bien "puntual" y que en algunos sectores las empresas todavía no están repercutiendo los mayores costes en los precios.

UGT, por el contrario, aboga por incluir en los nuevos convenios laborales aumentos de sueldo superiores al 3,7 % para 2022 como fórmula para hacer frente a una inflación "desbocada", y ha instado al Gobierno a elevar a mil euros mensuales el salario mínimo.

Por su parte, CCOO ha reclamado a las patronales sentarse a negociar cuanto antes las subidas salariales de los próximos años para compensar el "desfase" de 2021, y ha recalcado que el incremento medio de los sueldos pactado en los convenios del pasado año rozó el 1,5 %, la mitad que la inflación

Sobre el autor de esta publicación