El Euríbor aterroriza a los hipotecados con subidas mensuales del 30% y de 600 euros al año

A la inflación desbocada se une el aumento de las hipotecas, que amenaza con subir las cuotas cerca del 20% en dos años 

Euribor

Europa Presseuribor

Euribor

Más madera. Con las familias haciendo encaje de bolillos para afrontar la desbocada inflación, que camina sin freno hacia el 10%, llega ahora otro dato para que, por un lado, palidezcan todavía más las economías domésticas con menos margen de maniobra y, por otro, los bancos vuelvan a frotarse las manos tras años echando de menos su principal fuente de ingresos, los de las hipotecas. 

Se trata del ogro, el ‘temible’ Euríbor que, sin todavía haber subido los tipos de interés en la Eurozona –algo previsto para el próximo mes de julio-, se ha incrementado un 157% en tan solo cinco meses. Acababa el ejercicio 2021 en -0,502% y ha cerrado el mes de mayo, ya en positivo, en 0,287%.

De esta manera, el índice de referencia hipotecario vuelve a aparecer en la vida de los hipotecados para su desgracia, aumentando las cuotas que cada mes se abonan para amortizar los préstamos con los que se adquirieron las viviendas.

De momento, con el porcentaje de mayo, los préstamos medios de 150.000 euros a tipo variable que se revisen estos días van a suponer un incremento mensual de unos 50 euros en la cuota a pagar. O sea, en torno a los 600 euros hasta la próxima revisión que se lleve a cabo dentro de un año.

Apuros a la vista para familias con poco margen

Si la cosa se quedara ahí, la subida pudiera parecer asumible siempre que la economía familiar contara con respaldo suficiente. Pero, si como parece, el Euríbor va a seguir subiendo, aupado por ese previsible incremento del 0,5% de los tipos de interés que el Banco Central Europeo (BCE) planea llevar a cabo en julio, para situarse en torno al 1% en un año, las familias con las cuentas más ajustadas podrían verse en apuros.

Echando números. Esa familia que pidió un préstamo hipotecario de 150.000 euros, referenciado a Euríbor más un diferencial del 1%, estaba pagando entre mayo de 2021 y mayo de 2022 una cuota mensual de 536 euros, la que sale a un tipo del 0,519% tras restar el Euríbor negativo del 0,481% de hace un año sobre el diferencial pactado.

Ahora, con la subida del índice hipotecario al 0,287% en mayo, el tipo sube a 1,287%, elevando la cuota a pagar a 585 euros y aumentando el montante anual en 588 euros. De los 6.432 euros pagados desde mayo de 2021 a los 7.020 a abonar hasta mayo de 2023.

Con el Euríbor al 1%, la hipoteca 100 euros más cara

Poniéndonos en el escenario más que probable de que, dentro de un año, el Euríbor se sitúe en el entorno del 1%, esa hipoteca alcanzaría un tipo en el 2% (Euríbor más diferencial), y la cuota de amortización mensual se iría a los 635 euros, para un total anual de 7.620 euros. Lo que supondría un incremento del 18,5% en tan solo dos años.

Ante la previsión de que la época de bonanza de tipos en negativo se iba a acabar, muchos de los hipotecados, tanto antiguos como nuevos, llevan optando varios meses por firmar los préstamos a tipo fijo, ya que, más pronto que tarde, los de tipo variable resultarán más caros que los fijos.

Ya a finales de 2021, los bancos apreciaban claramente el cambio de tendencia. Como señalaban desde la Asociación Hipotecaria Española (AHE), en el informe publicado hace unas semanas sobre el Contexto del Mercado Hipotecario. Cierre del Ejercicio 2021, “en 2021 el diferencial entre el tipo variable y el tipo fijo siguió un proceso de gradual reducción soportado por la orientación del sector en su oferta crediticia hacia esta última modalidad, como medida para asegurarse unos ingresos mínimos, al tiempo que ganaba atractivo entre los consumidores que preferían apostar por la estabilidad, hasta el punto de que 3 de cada 4 operaciones lo hicieron bajo la modalidad de préstamo a tipo fijo”.

Una situación que, desde la propia AHE, ya advertían que “podría verse alterada en los próximos meses, ante el escenario de que un endurecimiento de la política monetaria como medida para contener la inflación ya se estaría descontando en la cotización del Euribor a 12 meses, que volvía a cotizar en valores positivos después de más un lustro anclado en terreno negativo”.

Nuevo escenario: encarecer las hipotecas fijas para vender variables

Un escenario que está llevando a la gran mayoría de las entidades bancarias a rediseñar su catálogo hipotecario, adaptando su oferta comercial al nuevo marco operativo en forma de subidas en las tasas de los préstamos a tipo fijo, al tiempo que implementan mejoras en las condiciones de los préstamos con cuota variable.

Un nuevo entorno que, como ya están pudiendo comprobar muchos hipotecados en sus propias carnes, afectará a las cuotas de las hipotecas vivas a tipo variable a las que les toque revisión próximamente, interrumpiendo así la senda potenciada por el entorno acomodaticio que ha venido generando en los últimos años una rebaja en las cuotas.

En este contexto cambiante, los interesados en contratar hoy una hipoteca van a poder comprobar cómo los bancos tratarán de convencerles de que, ante la que se avecina, lo mejor será contratar una hipoteca a interés variable, porque las de tipo fijo cada vez van a resultar más caras.

Basta echar un vistazo por las distintas web de las entidades financieras españolas para comprobar cómo el chollo de las hipotecas fijas se ha acabado. Hace poco más de un mes, los préstamos a tipo fijo registraban subidas de entre 0,05% y 0,7%, hasta llegar a un tipo de interés nominal (TIN) de entre 1,35% y 1,75%.

Hoy, tras el subidón del Euríbor de mayo, el tipo de esas hipotecas fijas ya se mueven entre casi el 2% y llegan a rozar el 3%. Precios más o menos beneficiosos en función de que la hipoteca se contrate con bonificaciones, o sea, domiciliaciones de nóminas, seguros vida, hogar y protección de pagos.

En el caso de las hipotecas variables, el portal especializado HelpMyCash recoge ya cómo los bancos han empezado a dejar de presionar sobre los diferenciales aplicados a medida que el Euríbor se incrementa.

Así Openbank, ofrece hipotecas variables, con dos productos bonificados, a un interés de Euríbor +0,89%, mientras que BBVA sitúa su hipoteca fija algo más barata (E+0,79%), aunque en este caso para conseguir este precio sea necesario contrata tres productos bonificados, los mismos parámetros en los que se mueve ING.

Sobre el autor de esta publicación

Luis Villajos

Luis Villajos (Madrid, 1982) es subdirector de Republica.com. Lleva desde 2011, casi desde su fundación, trabajando en este diario. Su paso por diferentes puestos hasta el actual le confieren una amplia visión del funcionamiento de la redacción. Está especializado en información política, aunque también le interesan la actualidad internacional y los temas de denuncia social.