El BCE sube los tipos en 75 puntos básicos, hasta situarlos en su mayor nivel en más de una década

El organismo ha revisado al alza su previsión de inflación en la Eurozona para este año hasta el 8,1%, 1,3 puntos por encima de la anterior

La presidenta del BCE Christine Lagarde, explica la subida de tipos

EFELa presidenta del BCE Christine Lagarde

El Banco Central Europeo (BCE) ha subido los tipos de interés en tres cuartos de punto porcentual, hasta el 1,25 %, la mayor subida histórica, para frenar la inflación de la zona del euro, que se disparó en agosto hasta el 9,1 %. Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE informó este jueves de que también incrementa en 75 puntos básicos la facilidad de crédito, a la que presta a los bancos a un día, hasta el 1,50 %, y la facilidad de depósito, a la que remunera el exceso de reservas a un día, hasta el 0,75 %.

"Este importante paso anticipa la transición desde el nivel muy acomodaticio de los tipos de interés oficiales vigente hacia niveles que asegurarán el retorno oportuno de la inflación al objetivo del 2 % a medio plazo del BCE", dijo el banco central en un comunicado.

El Consejo de Gobierno espera incrementar los tipos de interés en las próximas reuniones para moderar la demanda y proteger frente al riesgo de un aumento persistente de las perspectivas de inflación.

El Consejo de Gobierno reevaluará periódicamente la senda de su política a la luz de la nueva información y de la evolución de las perspectivas de inflación y sus decisiones relativas a los tipos de interés continuarán dependiendo de los datos.

El BCE tomará las decisiones en cada reunión y deja claro en el comunicado que "espera volver a subir los tipos de interés, porque la inflación sigue siendo excesivamente elevada y es probable que se mantenga por encima del objetivo durante un período prolongado".

La inflación sube en la zona del euro por la fuerte subida de los precios de la energía y de los alimentos, las presiones de demanda en algunos sectores debido a la reapertura de la economía, y los cuellos de botella en la oferta, añade la entidad.

El BCE reconoce "una desaceleración sustancial del crecimiento de la zona del euro", y se espera "un estancamiento de la economía durante los últimos meses del año y en el primer trimestre de 2023".

Tras la subida del tipo de la facilidad de depósito por encima de cero, el sistema de dos tramos para la remuneración del exceso de reservas ya no es necesario.

En consecuencia, añade el BCE en el comunicado, el Consejo de Gobierno ha decidido "suspender el sistema de dos tramos fijando el multiplicador en cero".

Una decisión unánime

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha comentado estas decisiones en una conferencia de prensa en la que ha explicado que el Consejo de Gobierno decidió por unanimidad subir los tipos de interés en la zona del euro en tres cuartos de punto porque la inflación es muy elevada y va a seguir muy alta.

Lagarde dijo que los tipos del BCE están todavía muy lejos del nivel que necesitan para llevar la inflación hasta su objetivo del 2 %. El BCE va a incrementar más el precio del dinero, pero Lagarde no dijo hasta dónde, ya que esa tasa de interés dependerá de los datos de inflación.

Lagarde advirtió de que "los precios muy elevados de la energía reducen el poder adquisitivo" de la gente y que los cuellos de botella también restringen la actividad económica, si bien se han reducido algo. La guerra en Ucrania lastra la confianza empresarial y de los consumidores, según la presidenta del BCE.

De momento, el mercado laboral es robusto, con un incremento del empleo de 600.000 personas en el segundo trimestre y una tasa desempleo históricamente baja del 6,6 % en julio, pero la ralentización de la economía incrementará la tasa de desempleo.

La Fed, por su parte, ha subido tres cuartos de punto los tipos de interés tanto en junio como en julio pasados para tratar de controlar la inflación, lo que no hacía desde noviembre de 1994, año en que, bajo la dirección de Alan Greenspan, el banco central estadounidense llevó a cabo una serie de subidas de los tipos para tratar de evitar un aumento desbocado de los precios.