El Banco de España anuncia que hará una "revisión significativa a la baja" del PIB de 2021 y ve "incompleta" la recuperación

Hernández de Cos anuncia que el Banco de España no publicará nuevas proyecciones macroeconómicas hasta el mes de diciembre

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de CosEl gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha anticipado que harán "una revisión  significativa a la baja" de sus previsiones de crecimiento económico de España para este año. Durante su intervención ante la Comisión de Presupuestos del Congreso sobre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022, ha explicado que el Banco de España no publicará nuevas proyecciones macroeconómicas hasta el mes de diciembre, pero ha avanzado que habrá una revisión a la baja.

Las previsiones actuales del Banco de España proyectan un crecimiento del PIB del 6,3 % en 2021, que se reduciría ligeramente hasta el 5,9 % en 2022. Pero, ha recordado Hernández de Cos, tras estas proyecciones el INE revisó de manera significativa a la baja sus estimaciones previas de crecimiento del PIB en el segundo trimestre de 2021 del 2,8 % al 1,1 % antes mencionado.

"Una rebaja de una magnitud tan elevada comporta, de forma mecánica (...) una reducción sustancial de la tasa media de crecimiento del PIB para 2021 y, en menor medida, también de la de 2022", ha añadido. Hernández de Cos ha señalado los riesgos que afronta la economía española y ha subrayado especialmente al la evolución de los desajustes entre la oferta y demanda de bienes y el grado de persistencia de las presiones inflacionistas.

De Cos ha señalado además que la recuperación de la economía española tras la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 es "claramente incompleta" frente a la del resto de países.

Hasta el momento, la recuperación de la economía global es incompleta, ha señalado, pero en el caso de España, especialmente en comparación con los países de su entorno, es "más claramente incompleta", ya que al concluir la primera mitad de año España presenta una brecha de 8,4 puntos porcentuales en su PIB respecto al de finales de 2019, cuando en la zona euro se limitaba a 2,5 puntos.

Pensiones y presupuesto

El gobernador del Banco de España ha advertido también este lunes de que la escalada de precios podría elevar el gasto en pensiones estimado en el presupuesto de 2022 en unos 3.500 millones de euros. Hernández de Cos ha constatado "ciertos riesgos de desviación al alza" en el gasto en pensiones presupuestado.

Así, si la inflación sube más de lo estimado, el gasto en pensiones podría elevarse en unos 1.500 millones en 2022, a lo que habría que sumar otros 2.000 millones por la compensación de las pensiones de 2021.

Hernández de Cos ha insistido en que "sigue siendo necesaria una revisión del sistema público de pensiones que garantice su sostenibilidad", un proceso que debe abordarse con "transparencia" para que los ciudadanos puedan "planificar convenientemente sus decisiones de trabajo y jubilación, y de consumo y ahorro".

Así, ha señalado que la traslación al Estado de parte de los gastos de la Seguridad Social sanea este subsector "a costa de aumentar las obligaciones financieras del Estado", lo que tiene un impacto "nulo" en la sostenibilidad de las cuentas públicas.

En ese sentido, ha advertido de que "el déficit estructural del sistema volverá a ampliarse en los próximos años" si no se adoptan medidas adicionales para aumentar los ingresos del sistema o contener los gastos, como reducir la "tasa de beneficio" o aumentar la edad efectiva de jubilación.

La reforma laboral

Hernández de Cos, ha reclamado mantener "mecanismos de descuelgue" y la prevalencia del convenio de empresa frente al sectorial en la normativa laboral. Así lo ha manifestado durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos de la Cámara Baja para informar del proyecto de cuentas públicas para 2022, donde se ha pronunciado explícitamente en plena recta final de las negociaciones para derogar la reforma laboral de 2012 de aspectos concretos de la misma.

Y es que el gobernador ha incidido en la necesidad de facilitar "flexibilidad" a las empresas para realizar "ajustes", en un momento en el que, ha dicho, se vayan a dar "las mayores reasignaciones" en las empresas y trabajadores, consecuencia de la pandemia pero también por cambios estructurales como las políticas de lucha contra el cambio climático.

En este sentido, ha reivindicado que "es muy importante que la legislación laboral permita esas reasignaciones" y que "la política económica debe facilitar" la adaptación de las empresas "a la nueva realidad económica". Esto pasa, ha dicho, por "permitir el uso de los mecanismos de ajuste" vigentes para que las empresas puedan "ajustar su situación interna".

Sobre el autor de esta publicación