Reducción de jornada por maternidad

Padre e hijoEl Estatuto de los Trabajadores ampara a los padres que quieren pasar más tiempo con sus hijos.

El Estatuto de los Trabajadores ampara a los padres que quieren pasar más tiempo con sus hijos.


La reducción de jornada por maternidad (o por paternidad) es una de las cuestiones que más incógnitas genera a quienes desean solicitarla, sobre todo por el miedo que supone informar al empresario de que haremos menos horas de las que él desearía durante una buena temporada. Una situación que, en el caso de los contratos temporales, podría derivar en una no renovación. Hoy indagamos en las condiciones de una reducción de jornada de este tipo y en cómo solicitarla. También os facilitamos algunos enlaces con información completísima al respecto.
Tienen derecho a la reducción de jornada por maternidad todas aquellas personas a cargo de un hijo natural o adoptado menor de ocho años o de una persona que requiera atención especial, ya sea por enfermedad, discapacidad o similar. Esta es la única condición y esencial para solicitarla, por lo que no importa, por ejemplo, que tu pareja solicite una reducción similar e incluso que ambos libréis a la vez. Este derecho está reconocido en el artículo 37.5 del Estatuto de los Trabajadores, por lo que está por encima de cualquier norma interna, convenio o acuerdo con el comité de empresa.

Al solicitarla el trabajador tiene derecho a establecer "la concreción horaria y la determinación del período de disfrute del permiso de lactancia y de la reducción de jornada", según cita el artículo 37.6. Puede reducirse entre una octava parte y la mitad de la jornada laboral, dependiendo de sus necesidades, lo que supone quitarse entre un 12,5% y un 50% de la misma. El nuevo horario también será a elección del empleado, según sus necesidades, pero siempre deberá incluirse dentro de la jornada que había realizado hasta el momento de la reducción. Eso significa que, en caso de querer trabajar fuera de ese horario, sí que deberá hacerlo mediante pacto con el empresario.
La empresa no puede modificarte el horario que te adjudiques, pero tú sí. Las veces que quieras, siempre y cuando presentes una nueva comunicación. El regreso a la jornada completo debe realizarse por escrito con 15 días de antelación, y la duración de la reducción de jornada dependerá de tus necesidades. Hasta que el menor cumpla los 8 años, condición básica para tener derecho a ella, puedes disfrutarla.
¿Y qué pasa con el sueldo? Como cabía esperar, se reduce en la misma proporción que la jornada en el caso del salario o base, las pagas extras y la antigüedad. Es posible que las dietas, incentivos y algunos pluses, como el de transportes o el de peligrosidad, queden intactos, aunque eso dependerá del tipo de contrato y el convenio de la empresa.
Pese a que la reducción de jornada por maternidad presenta múltiples ventajas, muchas veces éstas no se disfrutan como es debido por culpa de no solicitarse del modo adecuado. Es algo que sucede con frecuencia cuando los trabajadores solicitan ayuda a la empresa, la asesoría o incluso el sindicato. Hay que tener muy claro que con una solicitud bien redactada te aseguras lo que por ley te corresponde. Protección contra el despido improcedente o el mismo paro que si realizaras jornada completa, por ejemplo. Es por eso que se recomienda recurrir siempre a un profesional externo.
En ese sentido, y también para conseguir más información sobre el tema, os recomendamos dos enlaces útiles. El primero es la respuesta a una consulta en la web Todo Expertos, mientras que el segundo contiene todo aquello que necesitas saber sobre la reducción de jornada por maternidad con un lenguaje asequible, gentileza del blog de Laboro.
Foto: sergisblog en Flickr.com.