¿Qué sabemos sobre el Estatuto del Becario?

Estatuto del becario

Estatuto del becario

Estatuto del becario
En la actualidad, el Estatuto de los Trabajadores es la fórmula para garantizar sus derechos. Sin embargo, hasta ahora la figura del Becario o contrato en prácticas era la más desprotegida, ya que no había ningún documento que garantizase sus derechos. Eso provocaba malas prácticas empresariales, contratos precarios y una remuneración en muchos casos inexistentes.
Para evitarlo, se está preparando el primer Estatuto del Becario, el cual afectará a las prácticas extracurriculares para evitar fraudes y la figura de “falso becario”, el cual es un trabajador que actúa como un becario, pero que no lo es. ¿Qué se sabe de este documento? Pues eso te vamos a contar hoy, explicándote lo que incluirá el documento y los derechos que se esperan conseguir para esta figura.

Así es el estatuto del becario

Este estatuto engloba varias causas pendientes y que son las que más afectan a este colectivo, siendo así uno de los más precarizados y afectados por la crisis. Se abordará el derecho a tener prestación por desempleo, el derecho a cotizar de cara a recibir prestaciones futuras y evitar el fraude, es decir, limitando el número de becarios y acabando con los falsos becarios, todo ello de forma gradual.
Vamos a ver cada punto uno por uno, para ver más a fondo en qué consiste este documento que prepara el Gobierno.

Derecho a tener paro

En la actualidad, los becarios no tienen derecho a paro. Eso es problemático para ellos, ya que no tendrán ningún tipo de ingreso si se les acaba el contrato, además de que tampoco tienen derecho al llamado subsidio de desempleo.
Por ello, una de las mayores demandas es tener derecho a paro, algo que está ahora mismo en el debate de la Mesa de Negociación. Por el momento, la patronal no está del todo conforme, aunque el Ministerio de Trabajo y los sindicatos sí tienen una postura próxima.

Colaciones a la Seguridad Social

Además del derecho a paro, se ha querido incidir en el derecho a cotizar. Este derecho no solamente permite cobrar el paro, sino conseguir las prestaciones futuras, como la pensión de jubilación o quedarse de baja.
Al final, empalmar varios contratos de prácticas es habitual, algo que deja a los trabajadores expuestos y con menos derechos. Por ello, se espera que coticen para tener algunas prestaciones que ahora no tienen.

Limitar el número de becarios en función de los trabajadores

Una empresa debería tener en su mayoría a trabajadores, dejando a los becarios como un elemento complementario a los mismos. Por desgracia, esto no se da en muchas empresas, las cuales aprovechan la legislación para tener a personas contratadas con una remuneración muy baja o a veces nula.
Por ello, las empresas van a limitar el número de becarios, el cual irá relacionado con el número de trabajadores de la empresa. Por el momento, no se conocen los detalles exactos, pero sí que se sabe que se mirará con lupa a este tipo de empresas.

Acabar con los falsos becarios

La figura del falso becario es muy utilizada en este país. Un falso becario consiste en una persona que realiza un trabajo propio de un asalariado, con las mismas responsabilidades y funciones, pero sin la remuneración ni el contrato correspondiente. Eso hace que realice un trabajo muchas veces sin cobrar, realizado para coger experiencia y teniendo más responsabilidades de las que se corresponde.
Por desgracia, en España se han detectado más de 3000 falsos becarios en estos últimos dos años. Por ello, quieren extinguir esta figura. Según Yolanda Díaz, buscan que el becario de verdad tenga una formación y que no realice trabajos sin remunerar. Por otro lado, se busca que el trabajador cobre por ello y que no se utilicen estas figuras para que una persona trabaje sin cobrar o cobrando poco. 

Se aplicará de forma gradual

Estas medidas que están bajo la mesa se aplicarán no de golpe, sino de forma gradual. Por ejemplo, la figura del falso becario se acabará al mirar con lupa las prácticas extracurriculares, acabando con ellas como muy tarde para el 31 de diciembre de 2023.
Además, se espera acabar con los fraudes de la contratación y poner límites a la contratación de becarios, los cuales en la actualidad no tienen límite de tiempo. Sin embargo, aún es algo que se está negociando, así que tendremos que esperar un poco para saber bien la resolución final.