¿Qué hay que hacer para ser profesor de ELE?

1313690272_a6521994e8_b


Durante los últimos años hemos hablado constantemente de los miles de españoles que han decidido emigrar y buscar en el extranjero la oportunidad laboral que no tienen aquí. Algunos lo han hecho con una oferta de empleo bajo el brazo, y otros se han ido a la aventura. Parte de estos últimos han intentado ganarse la vida como profesores de español, pero convertirse en profesor de español para extranjeros no es fácil. Además, cada vez hay una demanda más grande de profesores de ELE (español como lengua extranjera).
Muchos piensan que para enseñar una lengua basta con ser nativo, pero nada más lejos de la realidad. Para poder convertirse en profesor de español (o de cualquier otro idioma), además de dominar la lengua, los docentes deben saber cómo planificar sus clases, a gestionar los grupos, corregir los errores, trabajar aspectos como el léxico y la pronunciación... Además, también deberían conocer cuál es la situación laboral del país donde quieren trabajar y cómo conseguirlo.
La teoría dice que el candidato ideal a profesor de ELE debería ser un titulado en Filología Hispánica, pero hay muchos más perfiles que optan por ello. Tienen dos posibilidades para convertirse en profesores de ELE. La primera es matricularse en el máster de ELE, una opción que podemos encontrar en muchas universidades españolas, tanto públicas como privadas. La otra, hacer un curso intensivo que también ofrecen las universidades o escuelas privadas de renombre.
Estos cursos suelen estar impartidos con la colaboración del Instituto Cervantes, una tercera vía para convertirse en profesor de ELE, en especial si ya estamos en el extranjero. El Cervantes ofrece un Curso de Formación Inicial para profesores de ELE, que dura cuatro meses, y en el que además de todo lo relacionado con la docencia los propios profesores aprenden desde el primer momento las claves sociales y burocráticos del país en el que van a trabajar. Para acceder a los cursos del Cervantes basta con tener titulación universitaria.
El Cervantes tiene 86 sedes repartidas en 43 países, pero la situación es totalmente diferente en cada uno de ellos. Por ejemplo, en la Unión Europea es donde menos trámites se deben hacer, pero también son los países con una mayor presencia de profesores formados y el mercado es más competitivo. En cambio, países más lejanos como Rusia, China, Japón, Filipinas o Australia tienen una demanda cada vez mayor de profesores de ELE, aunque hace falta resolver trámites como el visado antes de ir.
Más información: El País
Foto: jhderojas