Oposiciones 2022-2023: tipos de plazas, procedimientos y consejos para elegir la adecuada

Oposiciones 2022 2023

Oposiciones 2022 2023

Oposiciones 2022 2023

En estos tiempos que corren, opositar parece cada vez mejor opción. La precariedad del sector privado, la amenaza de crisis inminente y los bajos salarios hacen del sector público una gran opción. De hecho, la Oferta de Empleo Público que ha salido en 2022 es una de las mejores de la historia, con muchas plazas.

Eso sí, no todas las plazas están repartidas de la misma forma. ¿Cómo se han repartido? Pues de eso hablaremos hoy, contándote cómo se reparten las oposiciones este año 2022, qué plazas han salido y los consejos para elegir la mejor para ti.

Plazas oposiciones 2022-2023

El 25 de mayo de 2022 se aprobó la Oferta de Empleo Público. En total, se han sacado 44.787 plazas. Si lo comparamos con las 2.922 que se ofertaban en 2012, nos damos cuenta de cómo es la nueva situación con respecto a este tema. Además, se han sacado plazas para estabilización de empleo y acabar con la temporalidad.

Por otro lado, habría que añadir ofertas de las Comunidades Autónomas y Entidades Locales, que no vienen aquí reflejadas.

Así están repartidas

El reparto de las 44787 plazas se divide en plazas en muchos sectores. Hay muchas plazas de Policía Nacional, con casi 2000, además de las plazas de escala ejecutiva y las de Guardia Civil. Después hay plazas de Gestión de Administración Civil del Estado, Técnico de Hacienda, Agente de Hacienda y Técnico Auxiliar de Informática del Estado. Finalmente, han sacado plazas de Auxiliar Administrativo, Gestión Procesal, Tramitación Procesal, Auxilio Judicial, Profesores de Secundaria y Maestros.

A esto habría que añadirle la estabilización de plazas, que se da especialmente en el mundo de la enseñanza y en el mundo judicial.

Tipos de plazas

En un proceso de oposición, hay varios tipos de plazas, las cuales dependen de tres factores:

  • Tipo de administración: no todas las plazas son convocadas a nivel estatal, ya que puede haber alguna plaza convocada por Corporaciones Locales o por las Comunidades Autónomas.
  • Tipo de empleo público: pueden salir plazas de funcionario o de personal laboral, con diferentes escalas de sueldo y privilegios.
  • Grupo: el grupo se divide en grupo A, B o C, con diferentes subdivisiones dentro de los mismos. A mayor grupo, más titulación se exige y más salario se asigna.

Cómo es el procedimiento para preparar oposiciones

Para preparar una oposición, estate atento a la Oferta de Empleo Público, la cual te indicará las bases y la convocatoria, momento en el cual hay que inscribirse. Una vez que te hayan admitido, llegarán las pruebas del proceso selectivo, las cuales son diferentes en cada caso. Suelen incluir examen escrito, pero podrían tener pruebas prácticas o exámenes orales.

Después del examen, puede haber una fase de concurso con presentación de méritos. Una vez que haya finalizado, se publicarán los aprobados y los que acceden a la plaza. Después de eso, se dará un periodo de formación y serás nombrado como funcionario.

¿Cómo elegir la adecuada?

Para elegir la oposición, deberías tener en cuenta varios factores que te ayudarán a elegir la correcta:

  • Nivel de estudios: las oposiciones del grupo A son para universitarios, las de grupo B para técnicos superiores, las de C1 para bachillerato y las de C2 para graduado en ESO. Las de personal laboral en muchas ocasiones no incluyen una titulación mínima exigida para acceder.
  • Número de plazas y ratio de aspirantes por plaza: se cree que, a más plazas, más posibilidades de aprobar. Eso sí, no siempre es así. Es mejor buscar la ratio de número de aspirantes por cada plaza, algo que te dará las posibilidades reales.
  • Preferencias: en este caso, siempre es mejor estudiar algo que te guste. Eso sí, te tocará estudiar alguna cosa aburrida igualmente.

Consejos para estudiar una oposición

Para aprobar una oposición, debes estudiar mucho, pero hacerlo de forma realista y sostenible. Estudia de forma constante y no lo dejes, aunque planifica pequeños descansos para no bajar el rendimiento. Lo óptimo suele ser presentar la oposición como una jornada laboral, con 8 horas de trabajo, pequeños descansos y luego tomarse el fin de semana libre.

A la hora de estudiar, planéalo todo con tiempo y consigue el temario, ya que debe sobrarte tiempo para repasar. Finalmente, es una buena idea hacer simulacros de exámenes tipo test u orales, según lo que te toque.