Estos son los sectores con vacantes de empleo que no se cubren

Sectores vacantes no se cubren

Sectores vacantes no se cubren

Sectores vacantes no se cubren

El inicio del verano trajo muy buenas noticias en España en términos del mercado laboral. En concreto, se anunció que teníamos menos de 3 millones de parados por primera vez desde el año 2008, algo que es motivo de celebración después de los últimos años, donde hemos vivido un paro récord. Eso sí, esta avalancha de empleo también trae problemas a las empresas de España, siendo el mayor el de las vacantes sin cubrir.

En concreto, hay 133.988 vacantes sin cubrir. ¿Cómo es posible que un país con casi 3 millones de parados tenga un mercado laboral vacantes sin cubrir? Pues la razón es que el mercado laboral está descompensado, con empleos donde hay paro, pero otros donde cuesta encontrar personal eficiente. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo se reparte? Son las preguntas que responderemos en el día de hoy.

Así se distribuyen las vacantes de empleo en España y las causas de las mismas

En España, las vacantes se han doblado con respecto a hace 5 años. Aunque no es la misma situación que en EEUU (11,5 millones de vacantes y dos empleos libres por cada desempleado), es preocupante.

Por lo que se ha podido saber, hay varios sectores más afectados que otros y esto se produce por unas causas concretas. Estas cuestiones las resolveremos en los siguientes apartados, ya que merecen un trato aparte.

Los sectores más afectados

El sector servicios no ha dejado de crecer desde 2014, así que es uno de los sectores que más vacantes tiene. Según la Encuesta Trimestral de Coste Laboral, hay 133.988 vacantes de empleo, siendo 119.064 puestos del sector servicios, el cual tenía apenas 50.000 vacantes en el año 2014. Es más, tiene 32.000 vacantes más que en 2019, así que el crecimiento es casi exponencial.

En segundo lugar, nos encontramos a la industria, con 9.445 empleos vacantes en este año. La construcción aún tiene bastantes vacantes, aunque se ha reducido ligeramente en un año, con 5.479 puestos de trabajo.

Las causas de estas vacantes

¿Cómo puede ser que haya casi 3 millones de parados y tantos puestos sin cubrir? Eso se debe a que la mitad de estos desempleados son personas sin ningún tipo de formación. Solo el 40% de los parados tienen formación o acceso a ella y el 60% no tienen ningún tipo de formación profesional. Este mal afecta también a la población activa, donde el 54% de la población tiene estudios universitarios, haciendo que el 55% de las empresas tengan déficit de talento.

De este modo, a las empresas les cuesta conseguir personal eficiente, mientras que los empleados poco cualificados no consiguen encajar en un mercado laboral cada vez más competitivo y que exige cada vez más cualificación y especialización a sus trabajadores.

Según las empresas, esto se debe a que el Estado no ha ajustado la demanda formativa a los nuevos tiempos. Dicen que estas políticas llegan tarde y que no se ajustan a estas necesidades, creando así ese desfase de vacantes y desempleo.

Las consecuencias

Las mayores consecuencias son los desajustes de productividad y el déficit de talento. Muchas empresas tienen problemas para cubrir las vacantes, a su vez que muchos trabajadores se quedan totalmente fuera del sistema. Por el momento, solamente el 5,6% de las empresas necesitan trabajadores adicionales, pero esta situación podría cambiar en el futuro, agravando aún más la desigualdad entre trabajadores cualificados y sin cualificar y agravando la falta de mano de obra en los trabajos.

El trabajo flexible puede aumentar el número de vacantes

En EEUU, la situación de las vacantes es mucho más grave que en España. En parte se debe al trabajo flexible, el cual implica que muchas personas han dejado el trabajo convencional, cambiándolo por un trabajo por horas o por días, generalmente como autónomos y a través de aplicaciones. Es más, en EEUU, más de 50 millones de personas dejaron su trabajo voluntariamente en el año 2021.

En España, es mucho más complicado que ocurra. Eso es porque solamente el 5% de los españoles estarían dispuestos a dejar su trabajo sin haber encontrado a otro. De todos modos, algunos sí que se pueden ver tentados por esta forma de trabajar, dejando a muchas empresas sin personal eficiente. Al menos en EEUU, la mayoría de la gente que dejó su empleo eran personas cualificadas, justamente lo que hace falta en el mercado laboral.