Desaparece el carné de conducir BTP

ambulancia

ambulancia
Cuando en Buscarempleo os hemos hablado de ofertas de empleo dirigidas a taxistas o conductores de vehículos de transporte público y especiales como autobuses o ambulancias, contar con el carné de conducir BTP era uno de los requisitos indispensables. Sin embargo, a partir del próximo 31 de diciembre el permiso BTP desaparecerá y dejará de ser requisito obligatorio a la hora de trabajar como conductor, tal y como leemos en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado sábado.
El BTP era requisito obligado para taxis, ambulancias, vehículos de emergencias y escolares, pero en ningún otro país de la Unión Europea había un carné de conducir equivalente. Con la nueva modificación del Reglamento General de Conductores, el Gobierno quiere adaptar la legislación española a la comunitaria, que no reconoce permisos de conducir más allá de los exigidos según las características de casa vehículo: el permiso B para los turismos, el C para los camiones y el D para los autobuses, independientemente del servicio que se preste con el vehículo.
Así, para prestar los servicios para los que hasta ahora se exige el BTP bastará con tener en vigor el permiso B o D según el caso, sin tener que conseguir ningún permiso adicional más. Lo que no cambia son las pruebas psicofísicas, teóricas y prácticas que todos los conductores deben superar primero para obtener el permiso de conducir y luego para poder renovarlo. Otro cambio destacado es que no se expedirán en España permisos de conducir los titulares de un carné expedido en otro país de la Unión Europea, aunque sea de otra clase.

Transporte de viajeros en vehículos de turismo

El Gobierno también ha dado el paso de legislar sobre el funcionamiento de los vehículos con conductor para diferenciarlos de los servicios que ofrece el taxi. Aparece un nuevo modelo, el del transporte de viajeros en vehículos de turismo, aunque cada comunidad será la encargada de dar la autorización administrativa necesaria. Desde el Ejecutivo aseguran que han introducido reglas de proporcionalidad para mantener el equilibrio entre la oferta del taxi y la de estos vehículos.
El aspecto más destacado de esta norma es que los vehículos se deberán contratar, ya sea presencial o telefónicamente, antes de empezar a ofrecer el servicio, por lo que no podrán circular por la vía pública o estar estacionados en busca de clientes como hacen los taxis. Los conductores deberán llevar en el coche la documentación acreditativa, y a diferencia de los taxis no existe una tarifa administrativa para estos vehículos. Pese a que por fin se legislan estos servicios, las patronales del taxi no están nada satisfechas con la normativa de lo que consideran competencia desleal.
Vía: El País
Foto: Contando Estrelas