Báñez cree que estamos mejor

Bañez


Han pasado pocos días desde que se dieran a conocer los nuevos números del paro que, para refrescar un poco en estas líneas algo que se respira a todas horas en la calle, como nunca antes en los últimos 35 años, ha superado la barrera del 25% para traducirse en casi 5,8 millones de parados.
Desde esas horas y aún hasta el día de hoy, cualquier editorial que se lea al respecto de esta información no puede evitar nombrar al fantasma del gobierno: que la barrera de los 6 millones de parados sea superada y caiga, con ella, uno de los últimos estandartes de los que el estado nacional se aferra para defender lo que hasta ahora se evidencia como indefendible.
Pero para ser precisos y ceñirnos a la crónica periodística, baste decir que la ministra de Empleo de nuestro país, lejos de contagiarse de desazón y desesperanza como la mayor parte de los españoles sin empleo que han conformado la estadística arriba mencionada, niega la realidad y, por el contrario, afirma que "hay señales esperanzadoras". Más aún que "estamos saliendo de la crisis".

A muchos de nuestros lectores les quedará la duda de cuál es la lectura que lleva a la funcionaria a alcanzar tal interpretación de los índices récord de desempleo registrados recientemente. A nosotros también.
Lo cierto es que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha defendido la cuestionada reforma laboral de 2012 durante la presentación del número 100 de la revista del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, número especialmente dedicado a tal apartado. En la presentación, Báñez ha señalado que "hoy más que nunca" el empleo es el centro de todas las políticas del Gobierno.
A juicio de la funcionaria más cuestionada de los últimos tiempos, España está hoy mejor preparada para afrontar la crisis que en los años noventa ya que la renta per capita hoy dobla la de entonces y hay un 50% más de ocupados que en 1996 pese a la alta destrucción de empleo que se ha producido.
Al respecto, Báñez evitó referirse al índice de paro que superó el 25% y auguró que "tenemos futuro y vamos a salir fortalecidos de la crisis", precisando que no se producirá por un optimismo "antropológico" sino porque "tenemos confianza en nosotros mismos".
En una apostilla de color y que se acerca un poco más al sentir popular del paro, de la gravedad de la crisis y de pericia profesional de la funcionaria, unos cincuenta trabajadores del Ministerio se han manifestado dentro de la sede ministerial con pitidos y gritos para pedir la dimisión de Báñez reclamando que "los próximos recortes que sean en las Cortes".
Los manifestantes también han mostrado pancartas en las que se leían lemas como "su botín es mi crisis", "no hay pan para tanto chorizo" o "no es una crisis, es una estafa".
Fotografía: ppcv en Flickr