La guerra fiscal

Así está el Impuesto sobre el Patrimonio en cada comunidad autónoma

El anuncio de Andalucía de bonificar el ‘impuesto a los ricos’ al 100%, como en Madrid, reabre la polémica fiscal en España

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo

EUROPA PRESSEl presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo

Andalucía se ha unido a Madrid en la supresión total del Impuesto sobre el Patrimonio. La medida, adoptada el pasado martes por el Consejo de Gobierno presidido por Juan Manuel Moreno Bonilla, se hará efectiva a partir de 2023, y ha vuelto a sacar a relucir las divergencias en materia fiscal entre unas comunidades y otras. Galicia acaba de anuncia que lo reduce al 50 por ciento y Murcia ha dejado caer que podría tomar alguna medida en este sentido.

La rebaja tributaria beneficiaría a unos 20.000 contribuyentes (el 0,2% de los andaluces), que han tributado por este impuesto durante el presente ejercicio, dejando una recaudación de aproximadamente 120 millones de euros, casi 30 millones más de lo recaudado al cierre del ejercicio 2020.

A nivel estatal, sin incluir el País Vasco y Navarra, el Impuesto sobre el Patrimonio grava la riqueza de más de 200.000 contribuyentes que poseen  más de 700.000 euros, de los que aproximadamente la mitad tienen su residencia fiscal en Cataluña y la Comunidad de Madrid.

IMPUESTO DE PATRIMONIO

Se tiene en cuenta los bienes muebles e inmuebles. Es decir, viviendas, locales, fincas rústicas, obras de arte, joyas, acciones o depósitos. Desde 2012 la vivienda habitual, hasta un valor de 300.000 euros, queda exenta de tributar por este impuesto.

En el caso del País Vasco y Navarra son las diputaciones de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava y el gobierno foral las encargadas de recaudar este impuesto, mientras que en el resto de autonomías lo gestiona la Hacienda estatal.

Se trata de un impuesto directo y personal que se aplica individualmente, no sobre ingresos anuales o transacciones, sino sobre el patrimonio personal de las personas físicas, y se calcula basándose en el valor de todos los bienes del sujeto pasivo.

La cesión del Impuesto sobre el Patrimonio a las comunidades autónomas implica que pueden aplicar reducciones en el mínimo exento, modificar la tarifa y aprobar deducciones y bonificaciones, como es el caso de la Comunidad de Madrid, en la que existe una bonificación del 100%, el mismo camino que a partir del próximo año seguirá Andalucía.

Consideraciones estatales

A nivel estatal, hay ciertas consideraciones a tener en cuenta, como la exención de 300.000 euros para la vivienda habitual del contribuyente, el mínimo exento de 700.000 euros tanto para los contribuyentes residentes como no residentes, la obligación de presentar la declaración para los sujetos pasivos cuya cuota tributaria resulte a ingresar o, no saliendo a ingresar, si el valor de los bienes y derechos supera los 2 millones de euros, y la exención tanto de los negocios familiares como de las participaciones en entidades que tengan la calificación de empresas familiares.

A partir de aquí, lo primero que tendríamos que hacer es sumar todos nuestros bienes y derechos. A este cantidad restaríamos hasta 300.000 euros de la vivienda habitual (si la cantidad es menor, se restaría el valor de la vivienda) y las deudas que hubiera.

Como el mínimo exento es de 700.000, calculamos la base liquidable restando al patrimonio neto esa cantidad. Sobre esta base liquidable se aplicarán los distintos tipos por tramos y, después, se aplicarán las bonificaciones o reducciones que correspondan.

Matrimonio en gananciales, división de los bienes entre dos

En los casos de matrimonios en régimen de gananciales, se dividirían entre dos los bienes que se tengan a medias y a ese importe se aplicarían las deducciones y mínimos.

O sea, si se cuenta con una vivienda de 400.000 euros en gananciales, el bien que declarar por cada uno en concepto de vivienda sería de 200.000, por lo que estaría exento por no llegar a los 300.000 euros.

A la hora de cumplimentar el Impuesto sobre el Patrimonio no debe existir problema alguno en determinar el valor de unas acciones, un fondo de inversión o el dinero en una cuenta corriente, pero el cálculo puede complicarse al evaluar activos más ilíquidos, como puede ser una propiedad inmobiliaria, un coche, un barco o un avión.

Si se trata de un inmueble habrá que atenerse a lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 19/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre el Patrimonio, que establece que su valor será el máximo entre el valor catastral, el valor de compra de la vivienda y el valor comprobado por la Administración a efectos de otros tributos.

Tras obtener la base imponible del impuesto de patrimonio (suma de todos los bienes y derechos y restando las deudas y obligaciones contraídas que tenga el contribuyente a 31 de diciembre, fecha del devengo), se obtiene una base liquidable, restando de la base imponible la cantidad de 700.000 euros, establecida como mínimo exento, según lo establecido en el artículo 28 de la Ley 19/1991, del Impuesto de Patrimonio tras la modificación efectuada por el artículo único 1.3i.

Y será esta base liquidable la que se grave a los tipos de la escala que haya sido aprobada por la comunidad autónoma correspondiente. En su defecto, será gravada por la escala general que va del tramo de entre 0 y 167.129 al 0,2%, seguida por otros siete tramos. El último, de 10,7 millones de euros en adelante se grava al 3,5%.

Novedad con los seguros

Entre las novedades recogidas en el Impuesto sobre el Patrimonio de 2021, presentado hasta el pasado 30 de junio, existe una relativa a los seguros de vida. Hasta 2021, estos seguros se computaban en Patrimonio por su valor de rescate a la fecha de devengo del impuesto. Pero, desde este año en aquellos seguros de vida en los que el tomador no tenga la facultad de ejercer el derecho de rescate total en la fecha de devengo, el seguro se computará en la declaración del tomador por el valor de la provisión matemática a 31 de diciembre de cada año.

Esta medida no se aplica a contratos de seguro temporales que únicamente incluyan prestaciones en caso de fallecimiento o invalidez u otras garantías complementarias de riesgo.

También se fijan nuevas reglas de valoración para supuestos en que se perciban rentas temporales o vitalicias procedentes de un seguro de vida, que deberán computarse por su valor de capitalización en la fecha de devengo del Impuesto, aplicando las mismas reglas que para la constitución de pensiones se establecen en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Con todo, más allá de la bonificación total que existe en la Comunidad de Madrid, y que se extenderá en 2023 a Andalucía, en el resto de autonomías existen algunas pequeñas variaciones sobre la norma general.

Aragón

El mínimo exento en Aragón se sitúa en 400.000 euros, se aplica la escala estatal y existe  una bonificación del 99% para las personas con discapacidad que ostenten la titularidad de un patrimonio protegido regulado con un límite de 300.000 euros.

Asturias

En el Principado de Asturias el mínimo exento es de 700.000 euros y la escala de gravamen para los siete tramos se modifica ligeramente a la baja, del 0,22% en el primer tramo al 3% en el último. Se aplica una bonificación del 99% de la parte de la cuota que corresponda a bienes y derechos que forman parte del patrimonio especialmente protegido del contribuyente.

Baleares

En las Islas Baleares el mínimo exento está en 700.000 euros, la escala de gravamen oscila entre el 0,28% y el 3,45%, y se bonifica al 90% la parte proporcional de la cuota que corresponda a la titularidad del pleno dominio de los bienes de consumo cultural a los cuales hace referencia el art. 5 de la Ley 3/2015.

Canarias

En el archipiélago canario el mínimo exento se mantiene en los 700.000 euros, se aplica la escala estatal de gravamen y no se ha ejercido competencias en cuanto a deducciones y bonificaciones.

Cantabria      

También en Cantabria el mínimo exento no varía de esos 700.000 euros establecidos a nivel general por el Estado, la escala de gravamen estaría entre 0,24% y 3,03%, y se declaran exentos los bienes y derechos de contenido económico que formen parte del patrimonio especialmente protegido del contribuyente cuando se computen para la determinación de la base imponible del contribuyente.

Castilla-La Mancha

En Castilla-La Mancha se aplica la norma estatal, tanto con el mínimo exento como con la escala de gravamen y no se han introducido ni deducciones ni bonificaciones.

Castilla y León

El mínimo exento de hasta 700.000 euros se mantiene también en Castilla y León, y existe exención de los bienes y derechos que formen parte del patrimonio especialmente protegido del contribuyente con discapacidad.

Cataluña

Cataluña tiene fijado en 500.000 euros el mínimo exento del Impuesto sobre el Patrimonio, con una escala de gravamen que oscila entre en el 0,21% y el 2,75%.

En cuanto a deducciones y bonificaciones, Cataluña tiene una bonificación del 95% de la cuota que corresponda proporcionalmente a las propiedades forestales y una bonificación del 99% de la parte de la cuota que proporcionalmente corresponda a bienes o derechos de contenido económico que formen parte del patrimonio protegido de contribuyentes con discapacidad.

Comunidad Valenciana

Por su parte, la Comunidad Valenciana también tiene establecido un mínimo exento de 500.000 euros, aunque asciende a un millón de euros para contribuyentes con discapacidad psíquica con un grado de minusvalía igual o superior al 33% y para contribuyentes con discapacidad física o sensorial con un grado de minusvalía igual o superior al 65%. Su escala de gravamen varía entre el 0,25% y el 3,5%.

Extremadura

En Extremadura el mínimo exento es de 500.000 euros. Además, se regulan mínimos exentos para personas discapacitadas: 600.000 euros si el grado de discapacidad está entre el 33% y el 50%; de 700.000 euros si está entre 50% y 65% y de 800.000 euros si la discapacidad supera el 65%. La escala de gravamen varía entre el 0,3% y el 3,75%.

Galicia

Galicia mantiene el mínimo exento nacional de los 700.000 euros, con una escala de gravamen que varía entre el 0,2% y el 2,5%.

Galicia presenta seis deducciones en el Impuesto sobre el Patrimonio: por creación de nuevas empresas o ampliación de la actividad de empresas de reciente creación, por inversión en empresas agrarias, por la afectación de terrenos rústicos a una explotación agraria y arrendamiento rústico, por la afectación a actividades económicas de inmuebles en centros históricos, por la participación en los de entidades que exploten bienes inmuebles en centros históricos y por incorporación de bienes y derechos a los instrumentos de movilización o recuperación de las tierras agrarias de Galicia.

La Rioja    

En La Rioja también se aplica el mínimo de 700.000 euros, y se regula una deducción del 25% por aportaciones a la constitución o ampliación de la dotación a fundaciones.

Navarra

La Comunidad Foral de Navarra cuenta con un mínimo exento de 550.000 euros, y una exención de la vivienda habitual hasta un máximo de 250.000 euros. Su escala de gravamen oscila entre el 0,16% y el 2%.

País Vasco 

En el País Vasco el mínimo exento está en 800.000 euros, con la exención de la vivienda habitual hasta un máximo de 400.000 euros. Por impuestos satisfechos en extranjero se deducirá la menor de las siguientes cantidades: el importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero o el resultado de aplicar el tipo medio efectivo del impuesto a la parte de base liquidable gravada en el extranjero.

Murcia   

Murcia aplica el mínimo exento estatal de 700.000 euros, con una escala de gravamen de entre el 0,24% y el 3%.

Sobre el autor de esta publicación

Luis Villajos

Luis Villajos (Madrid, 1982) es subdirector de Republica.com. Lleva más de una década, casi desde su fundación, trabajando en este diario. Su paso por diferentes puestos hasta el actual le confieren una amplia visión del funcionamiento de la redacción. Está especializado en información política, aunque también le interesan la actualidad internacional y los temas de denuncia social.