Hacienda inspeccionará comunidades, celebraciones y colegios

inspecciones

inspecciones

inspecciones

No sé porque la noticia de hoy no me sorprende. Y aún pese a que si le preguntamos a los españoles que opinan sobre el fraude fiscal en España, responderán justo que se defrauda bastante, por las numerosas campañas que nos han intentado convencer del tema, lo cierto es que los informes reales que manejan en la Unión Europea no encuentran relación con lo que la calle opina y lo que de verdad ocurre. No digo que en España no haya fraude fiscal. Lo hay como en cualquier otro país. Sin embargo, ni tenemos un montón de fraude fiscal, ni tampoco está considerado como una prioridad en el caso de la UE. Vamos, que no tiene mucho sentido lo que ha anunciado el ministerio de Hacienda.

Ahora resulta que a los inspectores de Hacienda les tocará hacer más veces su trabajo de calle. Y es que desde el ministerio se ha dado orden de hacer muchas más inspecciones precisamente para detectar posibles fraudes fiscales. Y si con la reforma fiscal y con aquellas famosas facturas simplificadas nos encontramos con que los comercios y negocios, y también las famosas Fallas de Valencia fueron objeto de sanciones casi hechas a la brava con un efecto recaudador inmediato, ahora van a ser otros los principales colectivos afectados. Hacienda avisa, estas semanas se recorrerán comunidades de vecinos, celebraciones y colegios.

Yo la verdad es que creo que si los informes indican que el fraude fiscal en España no es el principal problema, y estamos viendo como el paro no se frena y eso si es una prioridad, porque no gastamos el dinero y el tiempo en fomentarlo en lugar de buscar dónde no hay, o más bien intentar desemarañar los que serán cuatro casos contados en medio de miles que ni solucionarán las cuentas de Hacienda ni harán justicia a los que han tenido que buscar y rebuscar facturas siendo casi acusados en su propia casa de defraudadores. El problema de España no es el fraude, ni la economía que llamamos en B, el problema de España es que no creamos empleo, y mientras no veamos el problema fundamental de siempre, seguiremos en las mismas. O en peores. ¿De verdad este es el camino que queremos seguir?

Vía: El Economista

Imagen: LarraZun