¿Es verdad que pagan más los autónomos que los asalariados?

pago autonomos

pago autonomos

pago autonomos

En A Fin de Mes hablamos bastante a menudo del colectivo de los autónomos. De hecho, hemos comentado hace poco información relevante sobre el proceso de solicitud de una baja por parte de uno de estos usuarios. Sin embargo, en este caso partimos de un artículo publicado en En Naranja para analizar si es cierto eso de que los autónomos pagan más impuestos que los asalariados. Ellos siempre dicen que sí, pero hay cierta contestación social. ¿Quién tiene razón?

Lo que has visto en la parte superior de este artículo es una tabla comparativa entre los impuestos que paga un autónomo que obtiene como beneficios 14.000 euros, frente a un empleado que gana lo mismo en concepto de nómina. Las diferencias son notables en este caso, ya que en la declaración final la diferencia en impuestos entre unos y otros asciende a nada menos que al cuádruple en impuestos. Pero, ¿es esto así? ¿Pagan los autónomos cuatro veces más que un trabajador en cuanto a carga fiscal?

El papel de las empresas en los impuestos de trabajadores y autónomos

Lo cierto es que la tabla anterior muestra una verdad a medias. Ahí se recogen únicamente los gastos que abonan en forma de impuestos y cuotas de la Seguridad Social el autónomo y el trabajador. Hay que tener en cuenta que cuando se habla de un trabajo por cuenta ajena, también la empresa que lo contrata abona bastante dinero en concepto de impuestos. Al tener en cuenta ambos pagos, se encuentra una situación particularmente diferencia. Las cuotas fiscales son muy similares, siendo incluso las de los trabajadores por cuenta ajena algo superiores.

Pese a que esto sea así, no es lo mismo que se repercutan los impuestos entre dos partes, la empresa y el empleado, que tenga que abonarlos una única persona. Mucho menos cuando esta persona se ha creado su propio puesto de trabajo y tiene que desarrollar un montón de labores, incluida en muchos casos la comercial, la administrativa e incluso la contable. Resulta muy injusto y debería ser un problema a solucionar por parte de los políticos, sobre todo cuando se está creando por falta de empleos una generación de emprendedores.

Los problemas de las bajas de los autónomos y las retenciones IRPF

Pero la carga fiscal no es solo lo que les preocupa a los autónomos. Si una de las personas de este colectivo está de baja, debe seguir abonando la cuota íntegra de la Seguridad Social. Esto implica que si, por ejemplo está cotizando por la cuota mínima, le quede una mensualidad que apenas alcanza los 400 euros. 400 euros que no dan para vivir, y menos aún cuando se está pasando por una dolencia o enfermedad.

Otro de los problemas graves a los que se enfrentan los autónomos son las retenciones. A los trabajadores por cuenta ajena se les aplica en muchos casos una retención muy pequeña en el IRPF. Sin embargo, pese a la última reforma que introdujo el 15% en las facturas, los autónomos soportan una gran retención en sus ingresos. Mientras que los profesionales ven como el 15% de sus ingresos ya no pasa por sus manos, los empresariales deben asumir el pago a cuenta del 20% de los beneficios.

La necesidad de un cambio de rumbo

Con todos estos problemas, creo que se hace más que factible y necesario un cambio de rumbo. El colectivo de los autónomos es muy numeroso, y son muchos los jóvenes que se deciden a emprender por la falta de trabajo. Lo cierto es que se hace necesario que la figura del emprendedor tenga de verdad un papel notorio en la sociedad. Tanto en una menor carga fiscal asociada a los beneficios que obtienen, como la eliminación de trabas fiscales y la simplificación de la presentación de la documentación. Nadie te enseña a ser autónomo, y la orientación que se recibe es mínima. Aún pese a ello, son muchos los que se atreven a crearse su propio puesto de trabajo. Y creo que con ese panorama, lo mínimo sería que se les ayudase. ¿No crees?

Vía: En Naranja