El Método de Harv Eker: así puedes ahorrar en tiempos de inflación

Ahorro Harv Eker

Ahorro Harv Eker

Ahorro Harv Eker

El IPC en España ha superado el 10%. Aunque ahora tienda a ir ligeramente a la baja, probablemente siga alto durante mucho tiempo. Eso se une a que algunos convenios no se han actualizado, llevando a una pérdida irremediable de poder adquisitivo. Por ello, se dice que la inflación se come nuestros ahorros, haciendo que sea imposible pensar siquiera en eso.

Por suerte, existen algunos métodos que te permitirán ahorrar incluso en estos contextos tan duros. Uno de los que mejor funcionan es el método de Harv Eker, el cual le convirtió en escritor y motivador. ¿En qué consiste este método? Vamos a ver cómo funciona y cómo te puede hacer ahorrar, además de ver otros métodos que también son efectivos.

Así es el método de Harv Eker

Harv Eker fue un empresario que sufrió un tropiezo económico, algo que le hizo pensar. Lo que hizo fue analizar cómo se comportaban las grandes fortunas con respecto a su dinero, creando así el sistema que lleva su nombre.

El método consiste en hacer una regla de ingresos y gastos. Harv Eker propone destinar el 55% de los ingresos para los gastos fijos y necesidades básicas, es decir, para pagar la renta, la luz y comer. Después, divide el 45% restante en 5 partes, las cuales se dividen em:

  1. 10% inversiones: este empresario considera que debemos invertir nuestro dinero, especialmente en estos tiempos. De este modo, el dinero se pone a trabajar. Eso sí, también avisa que hay que invertir según tu perfil de riesgo y conocimientos, además de invertir un dinero que realmente no necesites.
  2. 10% formación: este dinero se invierte para seguir formándonos, con el fin de crecer profesionalmente y ganar más dinero.
  3. 10% ocio: este es el porcentaje que destinarás en relajarte y en vivir la vida.
  4. 10% ahorro: Harv Eker propone destinar un 10% del dinero en un colchón financiero para emergencias.
  5. 5% causas benéficas: ese último 5% propone donarlo, ya que te sentirás mejor y ayudarás al mundo.

Como ejemplo, si ganas 2000 euros al mes, deberás destinar 1100 para los gastos del día a día. De los 900 euros restantes, destina 200 euros a invertir, 200 euros a formarte, 200 euros a divertirte, 200 euros al ahorro y 100 euros para donar en causas justas. A lo largo de un año, tendrás 2400 euros ahorrados, 2400 euros invertidos, habrás donado 1200 euros, te habrás pagado un año de universidad pública y no te habrás privado de la diversión.

Otros sistemas de ahorro

El método de Harv Eker es efectivo y fácil de seguir, pero hay otros muchos métodos que puedes usar. Vamos a ver los 5 métodos más útiles, siendo algunos muy conocidos y practicados en todo el mundo.

Método Kakebo

Es un sistema japonés de principios del siglo XX. Este método es el más difícil, ya que hay que anotar todos los gastos, tanto fijos como variables. El truco del método es que te permite ver los gastos hormiga, ayudándote a quitarte lo que no necesites.

Método ALP

Sus siglas vienen de “Aparta lo primero”. En este caso, deberás hacer un presupuesto y apartar una parte del salario, comportándote como si cobrases menos dinero. Ese dinero que no gastes lo ahorrarás, además de ayudarte a no volverte loco si te suben el salario. La parte que te vas a quitar dependerá de ti, aunque debe ser realista.

Regla 50/30/20

Es similar al método de Harv Eker. En este caso, se usa el 50% para cubrir los gastos fijos, el 30% para los caprichos y el 20% restante al ahorro, el cual puede invertirse o no.

La hucha

Es el sistema más tradicional que existe, pero todavía funciona. En este caso, meteremos lo que nos vaya sobrando en una hucha o en un bote, rompiéndola cuando esté llena. Una variable es guardar el dinero en sobres.

El reto de los 30 días y las 52 semanas

Finalmente, también puedes ahorrar dinero tomándote el ahorro como un reto personal. Puedes seguir el reto de los 30 días, donde ahorrarás 1 euro el día 1, 2 euros el día 2 y así sucesivamente, hasta ahorrar 30 euros el último día. Como se puede ver, irás subiendo la cantidad de dinero ahorrada cada día, complicando las cosas porque a fin de mes es más difícil.

También se puede hacer en su versión de 52 semanas, ahorrando 1 euro la semana 1, 2 la semana 2 y así sucesivamente hasta ahorrar 52 euros en la última semana del año.