Verano a orillas del río Segre

Lerida


Lérida o LLeída es una ciudad construída a orillas del río Segre que, gracias al curso de agua ha podido desarrollarse como un importante centro agrícola, comercial y comarcal en el que confluyen las vías de comunicación de la Cataluña interior.
Es por ello que es posible encontrar una buena cantidad de hoteles en Lerida cuya arquitectura combina perlas histórcias que datan de su fundación, en el siglo III a. J. C. por los Iltirda, también del municipio romano en el año 80 a. J. C. Ilerda, luego invadida por los musulmanes, recuperada por el Rey Ramón Berenguer IV, luego gobernada por el Rey Jaime II y que también sufrió una invasión borbónica en 1707.
Aún hoy se conservan los restos de sus antiguas murallas medievales e importantes edificios románicos, que rodean la Seo (Catedral) y el Casco Antiguo y son las 7 Puertas las que dan acceso a la ciudad amurallada y a la Catedral.
Es sobre todo un centro comerciador de productos agrícolas. Son muy conocidas sus peras, manzanas, almendras, uvas y hortalizas. También es importante por la industria textil, los curtidos y los muebles.

La Catedral puede ser visitada a pie o en coche, entrando por la Puerta del Lleó al recinto amurallado; pero puede hacerse en ascensor (60 mts. altura) por el Portal de Sant Andreu, plaza Sant Joan.
Una de las más bellas visitas es la que incluye la catedral y sus alrededores, especialmente a través de la plaza de la Catedral que tiene muchos atracciones para ver: Instituto de Estudio Ilerdenses, Museo Arqueológico, Museo Capitular. Además, desde allí se puede se puede hacer el punto de partida para una visita más extensa que incluya museos, las iglesias, el Castillo de Gardeny (El Castell), El Arco del Puente.
El Parque de los Campos Elíseos, un parque urbano construído en 1864 es una de las visitas obligadas en este itinerario y, allí, sin dudas te llamará la atención la Fuente de la Sirena. Una vez que llegues a este punto, estarás parado en el centro neurálgico de la ciudad.
Lérida tiene, además de lo dicho hasta aquí, Palacios y Castillos, algunos de los cuales están cerrados y se pueden admirar desde fuera pero otros que se encuentran abiertos al público y que permiten conocer cómo era la vida en sus interiores.
El Castillo de Gardeny, un castillo de los siglos XII-XIII, construido por los Templarios es uno de los que están cerrados pero igualmente forma parte de la ruta de los castillos del Temple.
También podrás descubrir numerosos museos: Museo Arqueológico; Museo Capitula; Museo Diocesano de Escultura; Museo Diocesano de Escultura; Museo Morera de Pintura; o aprovechar para hacer compras de productos regionales tales como frutas, hortalizas, charcutería, turrón de Agramunt con D. O., sus vinos con D.O. Costers del Segre: Raimat , Aceite de Oliva D. O. Les Garrigues, los quesos: serrat de oveja, tupí, llenguat, mantequilla en el Alt Urgell, los embutidos: xolis (especie de salchichón), girella (especie de morcilla), etc.
Fotografía:  _nur en Flickr