Los mejores pueblos que puedes visitar en el sur de Francia

Sur de Francia

Sur de Francia

Francia es uno de esos países que todos desean conocer. De hecho, es el destino europeo más visitado por los españoles. En especial, los pueblos en el sur de Francia que resultan más cercanos a España.

Son muchos los atractivos que ofrece el país vecino a los turistas. Comenzando por París, la ciudad de la luz y el amor. No por nada es la urbe más visitada del mundo.

Francia ha inspirado a escritores, filósofos, pintores y artistas en general. Además, es el centro gastronómico por excelencia. Miles de chefs llegan al país para prepararse en los mejores restaurantes del mundo.

La proximidad entre Francia y España lleva a que, para los españoles, sea fácil tomar el tren, un avión o recorrer un par de horas en coche, para visitar a los galos.

El sur se considera como les plus beaux villages de France (los pueblos más bonitos de Francia). Sus aldeas medievales, paisajes de media montaña, praderas verdes y frondosas, hacen de esta zona, un destino obligatorio.

En este post te vamos a presentar algunos de los mejores pueblos y ciudades que debes visitar al sur de Francia para vivir una experiencia inolvidable.

Los pueblos más bonitos del sur de Francia

En 1982, se creó la asociación Pueblos más bonitos de Francia, una organización que agrupa, al día de hoy, 172 poblaciones de 14 regiones y 70 departamentos.

Son, en su mayoría, poblados muy pequeños que no superan los 2000 habitantes y que, además, cuentan con al menos dos monumentos o espacios protegidos por el gobierno francés.

Pero, mostrarte todos estos pueblos en un solo post, nos llevaría horas y hasta días de lectura ininterrumpida. Por eso, te vamos a recomendar algunas de las ciudades que albergan los pueblos más bonitos.

Dependerá de ti seguir descubriendo las bondades que hacen de Francia un destino turístico casi obligatorio para el mundo entero.

Perpignan

Es una ciudad ubicada muy cerca de España y bañada por el Mar Mediterráneo. La cultura catalana y la francesa se unen a su arquitectura que remonta cuando, en el siglo XIII, esta ciudad fue capital del Reino de Mallorca.

En Perpignan puedes visitar la Catedral de St-Jean, el Museo de Arte Hyacinthe Rigaud, y el de Historia Natural, así como el Castillet; una infraestructura de estilo militar construida en el siglo XIV y que hoy alberga el Museo Catalán de las Artes y Tradiciones Populares.

Montpellier

A escasos 11 kilómetros del Mediterráneo se encuentra la vibrante ciudad de Montpellier. Aquí, la modernidad se conjuga en completa armonía con calles medievales rodeadas de grandes tiendas de marcas internacionales y pequeños comercios de souvenir y productos típicos.

Quienes visiten Montpellier deben conocer su historia que se remonta a más de 1000 años de antigüedad. Además, cuenta con cerca de 70 estructuras que van desde el siglo XVII al XIX.

Montpellier es cuna de la más antigua facultad de medicina de occidente, fundada en el siglo XII.

En 2012, el New York Times la consideró como una de las 45 ciudades del mundo que se deben visitar de manera imprescindible.

Nimes

Es una ciudad ubicada en la región de Occitania del Sur con una gran influencia del Imperio Romano.

Sus infraestructuras como el anfiteatro Arenas de Nimes, el acueducto de tres niveles del Puente del Gard y el templo romano de caliza blanca Maison Carrée, construidos hace cerca de 2000 años, son algunos de sus atractivos turísticos.

Su estilo romano le ha dado identidad y un importante valor universal a esta ciudad que se encuentra a 9 horas y 52 minutos de Madrid en tren.

Cordes sur Ciel

Para ir a Cordes sur Ciel debes ir con los zapatos más cómodos que tengas en casa. A este pueblo del Sur de Francia no se llega en coche.

Déjate sorprender por su estilo medieval al que debes acceder por callejuelas escarpadas y pavimentadas.

Y, si tu experiencia no está completa, planea tus vacaciones para el mes de julio durante las fiestas del Grand Fauconnier, una celebración en la que todos utilizan trajes de la edad media.

Una experiencia que, como su nombre lo indica, te llevará al cielo.

Orange

Es una pequeña urbe con mucha historia, marcada por el Imperio Romano y 187 años de influencia holandesa.

La ciudad conserva el único teatro romano en Europa que, además, es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Solo hay tres intactos en el mundo. El de Orange, uno en Túnez y otro en Siria.

Como vestigio del Imperio Romano, Orange también conserva un Arco del Triunfo situado en una de las entradas de la ciudad y que data del siglo I d.C.

La Couvertoirade

Este pueblo templario es reconocido como uno de los más bonitos de Francia. Está ubicado en el departamento de Aveyron, en la región de Occitania.

Fundado en el siglo XII, conserva en perfecto estado sus edificaciones y su historia tras una muralla que te lleva a la edad media apenas ingresas.

Marsella

Es la segunda ciudad más grande y poblada de Francia después de París, capital de la región de Provenza y principal puerto marítimo del sur.

Su clima templado la convierte en un popular destino turístico en cualquier época del año.

Su historia, que se remonta al año 600 a.C, la hace la ciudad más antigua de Francia y queda en evidencia en sus calles, iglesias, museos y castillos.

Marsella es una metrópoli multicultural, esto se debe a que es una ciudad de acogida que, como dicen los propios marselleses, nunca ha sido de nadie y siempre ha sido de todos.

Un lugar con identidad propia que vale la pena visitar.

Niza

Si hablamos de una ciudad pujante, esa es Niza. Que, al igual que otras ciudades de Provenza, tiene gran influencia Romana.

Se ubica entre el Mediterráneo y unas imponentes montañas de inmensa belleza que han servido de inspiración para infinidad de pintores.

Niza se abre paso como una de las más importantes ciudades de Francia y uno de los destinos más apetecidos para los turistas de todo el mundo.

Najac

Con solo 750 habitantes, Najac ofrece una de las más extraordinarias experiencias en el sur de Francia. Sus casas de piedra, al borde de su única calle, te llevan hasta los pies de un castillo construido en el siglo XIII.

Las edificaciones más modernas de Najac fueron hechas en el siglo XVI.

Najac, con una sola calle, te ofrece un recorrido que, de seguro, no olvidarás fácil.

Consejos para planificar tu viaje

Si luego de leer este post te animaste a visitar el sur de Francia, ten en cuenta unos prácticos consejos que te permitirán disfrutar tu recorrido:

  • Reserva con tiempo tu alojamiento. Son pueblos pequeños y turísticos, no dejes el hospedaje de último minuto.
  • Aprende algunas palabras o frases del francés, te serán de mucha utilidad.
  • Planifica bien qué visitar. Hay tanto que ver en el sur de Francia, que es mejor tener claros los lugares que sí o sí, quieres conocer.
  • Ten en cuenta los horarios de visita, de restaurantes y de las tiendas.
  • De abril a junio y de septiembre a octubre son los meses más recomendados para hacer la ruta, ya que el flujo de turistas es menor, y vas a poder disfrutar al máximo.

Ahora que ya conoces los mejores pueblos que puedes visitar en el sur de Francia, anímate a vivir la experiencia.