Hospédate en un ecolodge único en plena selva ecuatoriana

2050501611_4e931fd2f8_b


Ecuador es un país que conserva en parte su cultura autóctona, sus selvas y encanto que le es propio: si lo que buscas es conocer bien de cerca su vida original, estar entre su gente y ser observador en primera persona de sus modos de vida más tradicionales, entonces deberás hospedarte en un lugar muy particular, el Kapawi Edolodge, una opción erigida bajo criterios de sostenibilidad en el corazón de la selva ecuatoriana, en la tierra de los Achuar.
Se trata de una población autóctona que habita en medio de la selva que separa justo este país de Perú, en una de las zonas protegidas más remotas del noroeste de la cuenca del Amazonas que, ante la presión del mundo moderno, encontró en la construcción de este lodge un modo de subsistencia y de detener en parte la 'fuga' de las nuevas generaciones.
La construcción de esta opción sustentable se inició en 1993, en el punto de confluencia de los ríos Pastaza y Capahuari (afluentes del Río Amazonas), en una de las regiones vírgenes más bellas que aún quedan en el país, y con materiales autóctonos y según técnicas tradicionales y amigables con el medio ambiente.
De esta forma nacía un ecolodge particular, en una ubicación increíble, y que destaca para quienes busquen una experiencia distinta y ecológica. Su acceso no es sencillo: primero se deberá andar a través de la 'Avenida de los Volcanes' hasta la misma entrada a la amazonía ecuatoriana, donde los guías del pueblo Achuar llevarán al viajero a bordo de un pequeño avión para llegar hasta al lodge, sobrevolando la cuenca del Amazonas.
El Kapawi Ecolodge está compuesto por cabañas que se ubican en medio de un entorno selvático, cada una de las cuales ofrece una amplia zona de dormitorio y baño privado con ducha (el agua caliente y la electricidad es posible gracias a paneles solares). Techos de hojas de palma, grandes hamacas, telares, alfombras artesanales y grandes ventanales por donde ingresa luz natural y con vistas a los alrededores son algunas de las características de estas cabañas.
Se ofrecen asimismo platillos ligeros con productos frescos y basados en comidas típicas de Achuar. Se puede disponer de desayuno, almuerzo y cena.
El dinero que se genera es destinado a las más de 60 comunidades (además de al mantenimiento del lodge) que hay en el territorio Achuar, y suele invertirse en educación y cuidado de la salud de sus pobladores.
También se reserva una parte para capacitación, talleres y proyectos comunitarios varios, o de innovación, como la construcción de la primera canoa solar de la Amazonía que estará lista muy pronto.
Foto / Marcio Ramalho