Piqué: No te quieren en la Selección. Y lo sabes

Si realmente Piqué tenía alguna duda acerca de si su presencia en la selección española molestaba a alguien (¿de verdad tenía alguna duda?), este lunes debieron despejársele. Por un lado, por la cantidad de insultos que escuchó en el entrenamiento, aunque puede esgrimir que ese grupo de aficionados no tienen por qué representar el sentir mayoritario de la afición. Pero por otro, por la decisión de la Federación Española de organizar a puerta abierta la sesión de anoche, que duró sólo 23 minutos. ¿Será que la Federación no quiere a Piqué en la selección pero no quiere decírselo directamente y prefiere que él dé el paso? ¿A Alguien le quedaba alguna duda de que iba a suceder lo que sucedió?

El caso es que el central barcelonista, tras la triste jornada que vivió Cataluña el pasado domingo y después de afirmar que jugar con la Selección “no es una cuestión patriótica” y que si Lopetegui o “alguien” de la Federación así lo quería no tendría problema en marcharse antes de 2018, llegó este lunes a la concentración de Las Rozas, cogió su teléfono móvil y lanzó un tuit para criticar a la Policía desde las instalaciones de la RFEF antes del entrenamiento.

Sorprendentemente, esa sesión no era a puerta cerrada y Piqué escuchó numerosos insultos aunque -curiosamente- la Guardia Civil (felicidades por los Ángeles Custodios, por cierto, a guardias civiles y policías) procedió a retirar varias pancartas en las que se le calificaba como “vomitivo” o se le instaba a dejar el combinado nacional.

Es discutible el planteamiento de Piqué acerca de si acudir o no a la Selección debe ser un tema profesional o bien sentimental, también es discutible si es injusto que Piqué tenga que salir por la puerta de atrás de una Selección en la que siempre ha rendido a buen nivel. Es discutible si puede ser injusto que otros que como Guardiola hayan pasado de puntillas por la selección española sin decir ‘esta boca es mía’ convirtiéndose ahora en adalides del independentismo y Piqué, sin llegar a proclamar abiertamente su sentimiento separatista, sea el centro de todas las críticas.

Todo es discutible. Algunos creemos que acudir a la Selección de un país es mucho más que aprovecharse de vivir en ese ‘Estado’ para poder disfrutar de un Mundial o una Eurocopa, y que uno debe ser fiel a sus ideas sin complejos, pero es discutible si el fútbol es sólo fútbol, un deporte. Y quizás sea así, aunque Piqué sea el primero en pensar lo contrario. Es discutible.

Pero lo único indiscutible es que la presencia de Piqué en la Selección, a día de hoy, perjudica más a la Selección que la beneficia. Todas las puñeteras concentraciones de la Selección hablando de Piqué,  la afición dividida, silbidos y abucheos en los entrenamientos, Piqué en las preguntas de las ruedas de prensa, Piqué en los titulares, Piqué en las noticias, gritos a favor y en contra de Piqué en los partidos de España como local… Y Piqué encantado de haberse conocido. Él con sus tuits dale que te pego, y diciendo que si “alguien” de la Federación quiere que se vaya, él se va. Pues ya te han respondido poniendo el entrenamiento de este lunes a puerta abierta majo.

Lo mejor para todos -creo yo de buena fe- es que salgas diciendo que no quieres perjudicar a la Selección española -o como la quieras llamar- y que te sientes con fuerzas pero que adelantas tu marcha. La RFEF te agradece los servicios prestados, te regala una insignia y aquí paz y después gloria. ¡Si ya has hecho una campaña cojonuda para la presidencia del Barça! Y si te vas con elegancia, hasta quedas bien. Es que me tienes desconcertado. Un día compungido con el “no me quieren” y al día siguiente parece que te va el ‘mambo’.

Eso sí. No hay pitoniso bueno. A lo mejor el tiempo pasa, la situación política se soluciona, España gana el Mundial y te sacan a hombros. ¡Ojo! ¡Que a lo mejor hasta sería lo más justo! Pero coño, Piqué, si lo que quieres es calma, no pongas palos en las ruedas. O incluso se nos aparece la Moreneta –si es que se nos puede aparecer a todos- tú te dedicas sobre todo a jugar al fútbol, y las aguas vuelven a su cauce. Pero a día de hoy, ¿de verdad dudas de si molestas a la Selección o lo que quieres es pasar la ‘patata caliente’ a los demás porque no quieres dar el paso? Pues los responsables federativos te han devuelto a ti la patata caliente, mostrándote que no te quieren -porque sería imposible tal grado de ineptitud en un hipotético descuido- sin decírtelo a la cara. Y, desgraciadamente, lo que te queda. A ti y a la Selección. Yo imagino que ya lo sabías, pero ya tengo claro que lo sabes. Que sabes que lo mejor sería que te fueras. Lo mejor para la Selección, claro. Aunque no sé si a ti te importa. Porque no es un tema de patriotismo, claro.