La maldición del 2:48 y otras cosas del derbi

montajeLa maldición del 2:48. Sergio Ramos marcó cuando pasaban 2 minutos y 48 segundos del minuto 90 de la final de Lisboa. Chicharito marcó ayer a 2:48 del final del partido. Qué casualidad. ¿O no?

La Virgen de Guadalupe. "Virgen de Guadalupe, que ganemos con un gol mío en los últimos minutos". Evidentemente, es una broma, pero cuando el partido comenzó Chicharito todavía estaba de rodillas, rezando y con los brazos extendidos. Sea como fuere, encontró premio a su trabajo silencioso y a su tesón. Se lo merece.

James no para de crecer. Es un chico sonriente, trabajador y humilde. Y un gran futbolista, porque su rendimiento es espectacular y el Madrid gana enteros con él en el once. Nos quita la razón a los que creíamos que con Isco en la plantilla el colombiano no era necesario. Aunque Isco se enfade.

Henry, bocazas. El que fue genial futbolista ha acusado a Chicharito de celebrar el gol "como si fuera la final de la copa del mundo" y no agradecerle el pase a Cristiano Ronaldo por no girarse a abarazarle. En primer lugar, el mexicano señaló al portugués señalándole durante su celebración. Y en segundo término, ¿no se olvidó Cristiano el domingo de felicitar a Chicharito por el pase en la celebración del 3-1 al Málaga? Son momentos de adrenalina, parece mentira que el francés no lo sepa. Henry, ¿por qué no te callas?

Ancelotti, bien. Con Pepe, Varane y Sergio Ramos en el once, acertó con su intención de anular el juego áereo del Atlético. Si fuera más mediático coparía portadas. Una pena que su imagen no 'venda' tanto como la de otros.

Simeone, mal. No es ser resultadista, sino todo lo contrario. Porque la racanería de la disposición táctica del Atlético en los 180 minutos mereció que los rojiblancos no marcaran goles y haber encajado más.

Danilo, ¿para qué? El Real Madrid tiene a uno de los mejores laterales derechos del mundo, Carvajal, y a un aceptable suplente, Arbeloa. ¿Para qué Danilo? ¿No se necesita más un mediocentro o un delantero?

Oblak, un crack. Como hace años hizo el Sevilla en su época más gloriosa, el Atlético convierte en cracks mundiales a buenos jugadores. Con Oblak ha vuelto a acertar de lleno su secretaría técnica.

No firman autógrafos. En el día después, los rojiblancos se han parado a firmar autógrafos a los aficionados al terminar su entrenamiento. En el Real Madrid, sólo Casillas. Recuerdo una frase de Panucci cuando le preguntaron sobre su buen feeling con la afición madridista. "Es mi obligación. Si en Milanello no estaba media hora firmando autógrafos, el club me multaba". Florentino toma nota.

Insultos entre aficiones. Qué envidia ver en un derbi Real-Athletic a los hinchas compartiendo grada, o derbis de otros países como el de Merseyside (Everton-Liverpool). Y qué pena ver los intercambios de insultos entre aficionados de uno y otro equipo antes del encuentro del miércoles en la llegada de los rojiblancos a las inmediaciones del Bernabéu.

La Vecchia Signora (Vieja Señora), la deseada. Madrid y Barça anhelan medirse a la Juve, que está un escalón por debajo de los otros tres semifinalistas. Por cierto, no se han sorteado las semifinales y ya circulan en la reventa por internet las entradas que sorteó la UEFA para 'hinchas neutrales', privando de ellas a las aficiones de los finalistas. A partir de 900 euros. Piden.

Síguenos en twitter: @victorabajo

Contacto: vabajo@republica.com