El béisbol despide a una leyenda: Derek Jeter

El béisbol despidió el domingo a una de sus leyendas vivas, Derek Jeter, capitán de los Yankees y que desde 1995, su debut, se ha mantenido fiel al equipo de Nueva York, convirtiéndose en el jugador con más hits –golpeos- de su equipo y en el segundo con más partidos a sus espaldas de la famosa entidad estadounidense. ¿Saben cuántos homenajes ha recibido en esta temporada Jeter?  Exactamente 30. Uno por todos y cada uno de los equipos de la MLB, que esta semana, por cierto, inicia sus eliminatorias por el título, para las que no se han clasificado los Yankees.

El calendario quiso, curiosamente, que los Yankees afrontaran su último partido en Fenway Park, feudo de los Red Sox de Boston. Para que se centren, los Yankees y los Red Sox pueden asemejarse al Real Madrid y al Barcelona en cuanto a rivalidad y aficionados. Pues en Fenway Park se le organizó un reconocimiento por todo lo alto, con jugadores y exjugadores de los Red Sox y del resto de disciplinas deportivas de Boston reconociendo los 19 años de carrera de esta leyenda y el público –de su rival- puesto en pie para tributarle su última ovación. Evidentemente, una situación muy alejada de la que vemos cada día en los campos de fútbol, donde los aficionados no acuden a los estadios a pasarlo bien si no a ver a su equipo ganar a cualquier precio, y donde a diferencia de Estados Unidos, acudir con distintivos del equipo rival supone en ocasiones una misión de riesgo.

En el primero de los vídeos pueden ver el homenaje que los Red Sox dispensaron a Jeter, que se despidió con un hit que permitió anotar a uno de sus compañeros. En el segundo, su histórica despedida en ‘su’ estadio, en el Yankee Stadium, del pasado 25 de septiembre, donde vivió un final de película. Encuentro empatado contra los Orioles y noveno y último inning o turno de bateo. Una carrera más de los Yankees suponía el final del partido con victoria local. Y llegó el turno de batear de Jeter. Con un sencillo -golpe que le permite avanzar hasta la primera base- y ante la locura general, con su familia en las gradas, bateó un sencillo para que su compañero desde la segunda base llegara a tiempo a anotar. Fiesta en el Yankee Stadium. Era el broche de oro de una leyenda del béisbol.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=_WLsAKI1I6g?feature=oembed&w=500&h=281]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=zYFNXHQaCBA?feature=oembed&w=500&h=281]