Aumenta la disponibilidad hotelera en Lisboa para la final de la Champions

Hace dos semanas, la ocupación hotelera en Lisboa para el 24 de mayo, día de la final de la Champions en la capital portuguesa, era del 98%. Hace unos días, del 95%. Ayer del 90% y hoy, 20 de mayo, del 88%. Como ya se presumía y les advertíamos en el artículo de Doble Pivote publicado el 2 de mayo, las cancelaciones no se han hecho esperar, ya que los aficionados alemanes, ingleses, barcelonistas o incluso los madridistas o atléticos que finalmante no han conseguido entrada han tenido que ‘liberar’ estos días las habitaciones que habían reservado gratis y que si no anulaban se verían obligados a pagar.

Eso, en cuanto a los que han podido anularlas sin hacer desembolso alguno. También los hay quienes al afectuar la reserva la pagaron y ahora tratan desesperadamente de venderla en las webs españolas de compra-venta a un precio muy competitivo para, al menos, no perder dinero.

En relación a las entradas ha sucedido algo parecido, aunque la bajada de precios en el mercado ‘negro’ ha sido más limitada, dada la cercanía entre Lisboa y la capital española y la posibilidad de que quien consiga una localidad a última hora todavía esté a tiempo de llegar en pocas horas al país vecino y asistir a la final.

Los reventas profesionales han pasado de pedir 850 a pedir 750 euros por las más baratas -precio en taquilla de 70 euros, al margen de que hay unas pocas de visibilidad reducida a 50 euros-, por lo que una entrada de un particular y sin intermediarios -de las más económicas- puede adquirirse desde 600 euros. En los próximos días es posible que esta cantidad pueda rebajarse, si bien algunos afortunados con entradas en la mano preferirán entregársela a algún conocido para que haga negocio en Lisboa en lugar de venderla por una cifra bastante inferior.

Contacto: vabajo@republica.com

Twitter: @victorabajo