Cristiano, Balón de Oro merecido

Cristiano Ronaldo no ha parado de recibir elogios desde que consiguiese este lunes su segundo Balón de Oro. Sin embargo, son muchos los que critican que el portugués haya ganado el trofeo sin haber ganado ningún título. Algunos van más allá e incluso denuncian un ‘tongo’ que se fraguó, según sus opiniones, después de la esperpéntica imitación que Blatter hizo del portugués. Hasta se ríen de que sus únicos méritos haya sido meter a Portugal en el Mundial, como si la selección lusa fuese la Brasil del 70 y la ‘repesca’ fuese una deshonra.

Pero no se engañen. Haya sido ‘arreglado’ o no, Cristiano ha sido el mejor de 2013, aunque no haya ganado ningún título, a pesar de las razones que defienden los que querían que el trofeo fuese a parar a manos de Messi o Ribery. El argentino puede que sea el mejor jugador del mundo, pero las lesiones han hecho que no haya sido el futbolista más destacado del pasado año. Y el francés, pese a su calidad y ha todo lo que ha ganado con el Bayern, no es ni de lejos el astro que desde Francia y Alemania quieren vender. De hecho, se podría discutir si la pasada temporada fue superior a Robben, que no ha tenido el mismo apoyo mediático que su compañero.

Desde que el Balón de Oro no lo ganaron Iniesta ni sobre todo Xavi tras una temporada espectacular en 2010, entre las que otras cosas se proclamaron campeones del mundo, el criterio de los que votan (jugadores, seleccionadores y periodistas) no está muy claro, pero en todo caso, simpatías hacía los nominados y demás factores aparte, parece que por encima de lo colectivo premia lo individual y, sí es así, los dos mejores del mundo son Cristiano y Messi, aunque en 2013 el primero destacó sobre el segundo. En pocas palabras, si no le dieron el galardón a Xavi cuando tocaba, ¿por qué narices se lo iban a dar Ribery?

La clave está en ver si ahora el criterio permanece inalterable o la FIFA, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, vuelve a hacernos a todos un lío, como en ese 2011 en el que pensamos que por fin un español obtendría la gloria que merecía.