El Real Madrid ‘amenaza’ a los ultrasur ante su guerra civil

Publicado en Republica.com el 25 de noviembre. Florentino Pérez tiene una nueva preocupación que sumar a la deportiva, después de la sequía de títulos del club madridista en los últimos años, y a la económica, en su búsqueda de financiación para reducir los costes de su faraónico proyecto de remodelación del Bernabéu. Mientras la renovación de Xabi Alonso se ha marcado ahora como la prioridad en el ámbito deportivo y se han intensificado las gestiones para que Fly Emirates o Audi -las mejor colocadas- sumen sus marcas a la palabra ‘Bernabéu’ en el nombre del estadio como nueva fuente de ingresos, la guerra civil surgida en el seno de Ultras Sur ha llevado al presidente madridista a tomar medidas, que comenzarán a aplicarse este miércoles en el encuentro de Liga de Campeones frente al Galatasaray.

Los sucesos acaecidos en los prolegómenos del último partido de Liga en el Bernabéu, que enfrentó al Real Madrid y a la Real Sociedad han hecho saltar las alarmas en el club madridista. Una facción violenta del grupo irrumpió en el bar donde se reúnen numerosos miembros del grupo, en una calle cercana al Fondo Sur y la emprendió a golpes contra varios de los líderes históricos.

¿El motivo? Aunque en algunos foros también se habla de que los más jóvenes defienden ideas más radicales y violentas que los veteranos, fuentes del club y del propio grupo afirman que todo se debe a un trasfondo económico, la intención de controlar las finanzas del grupo en cuestión así como acceder a los privilegios que el Real Madrid ofrece a aquéllos que dirigen algunas peñas o grupos de aficionados, y que permiten que algunos de ellos, por ejemplo, viaje gratis a los encuentros que el club madridista disputa en el extranjero. Tras reunirse con líderes del grupo, la decisión de la entidad ha sido que en el partido del miércoles contra el Galatasaray sólo podrán acceder a esa Grada Joven los titulares del carnet de la grada joven, junto con el abono y el DNI.

Los antecedentes

Cuando la Ley obligó por motivos de seguridad a que todas las localidades fueran de asiento, los clubes se plantearon el problema de qué hacer con los grupos ultras, ya que desde ese momento estarían intercalados socios que lícitamente querrían ver el partido sentados con otros que insistirían en ver el partido de pie. El Atlético solventó la situación creando la ‘Grada Joven’ en su Fondo Sur, donde históricamente se situaba el Frente Atlético. Los menores de 30 años gozarían de un descuento en su abono, que sería sin numerar. Así, no se le negaba a nadie el emplazamiento, todos los aficionados eran conscientes de que en esa zona posiblemente verían el fútbol de pie y no se restringía la zona a los más radicales.

Joan Laporta, después de varios sucesos violentos, optó por cortar pronto de raíz cualquier relación o privilegio con los Boixos Nois, lo que le costó incluso amenazas de muerte, pero conllevó la desaparición del grupo en el Camp Nou. Recientemente, Rosell intentó crear una Grada Joven de animación, en la que terminaron incluyéndose algunos aficionados violentos, por lo que desistió de su intención. Varias peñas barcelonistas, entre las que se incluye Boixos Nois –quien asegura desmarcarse de los episodios violentos-, continúan llamando a la puerta de Rosell para que recupere su idea inicial.

En el Real Madrid, Florentino Pérez decidió reunir a 800 hinchas en un espacio acristalado que separara a los ultras del resto de aficionados del Fondo Sur. Aunque los ultrasur no contaban con privilegios de los que gozaron años atrás, mantuvo la costumbre de que éstos pudieran vender ‘pases’ o ‘invitaciones’ para acceder al Fondo Sur que se comerciaban en un bar, les permitió mantener un cuarto en el estadio en el que guardar todo el material relacionado para la confección de tifos y reservó entradas -pagadas por el grupo- para desplazamientos o finales, además de permitirle gestionar una ‘Grada Joven’ con un abono a un precio más barato que en el resto del estadio. Todo ello, con la promesa de que no se repitiera ningún hecho violento, en el estadio o en los exteriores. Y los sucesos violentos no han llegado hasta el último partido liguero, donde los botellazos, los golpes y las detenciones alteraron los prolegómenos del partido ante la Real Sociedad.

Ante esta situación, el Real Madrid ha amenazado a Ultras Sur con quitarle los privilegios de los que dispone y ha decidido enviar esta misiva a los socios de la Grada Joven, dejándoles claro que este miércoles sólo podrán acceder al estadio los titulares del carnet, junto con el carnet de socio y el DNI. Ni invitaciones, ni carnets transferibles. Por este motivo, se presume que desde este miércoles se verán varios claros en la ubicación de los ultrasur.

Ésta es la carta enviada estos días por el Real Madrid:

“Estimado socio:

Como socio abonado a la Grada Joven, quiero transmitirle que ante los incidentes producidos en los últimos días y teniendo en cuenta las características especiales de la Grada Joven, concebida como un espacio de animación y apoyo al equipo, el club ha decidido que los abonos de este sector no puedan ser cedidos a otros socios y aficionados.

Para cumplir con esta medida, en los próximos partidos se requerirá junto con el abono, el carné de socio y el DNI para poder acceder al estadio, en el caso de no aportar dichos documentos no podrá acceder a su localidad. Como sabe la Grada Joven, tiene unas características muy determinadas, que se establecen con claridad en el contrato que firman con el club para disponer de abono en ese sector, por ello esta medida pretende salvaguardar la esencia de esta grada de animación de manera exclusiva con los socios titulares de dichos abonos y que han asumido mediante su firma el contrato de condiciones para tener un abono en dicha zona”.

Atentamente, RMCF

La animación en el Bernabéu, un problema

El problema de la animación en el Santiago Bernabéu se ha convertido en un problema desde que todas las localidades se convirtieron de asiento. En la campaña electoral que desembocó en el primer mandato de Florentino Pérez, el actual presidente anunció que crearía diversas gradas de animación en diversos puntos del estadio, proyecto que finalmente no renunció.

Finalmente, y después de que el estadio enmudeciera tras la temporal desaparición de Ultras Sur -la media de edad de los socios madridistas es muy elevada-, decidió acotar una zona para el grupo, con el que varios de sus líderes se han beneficiado económicamente a lo largo de la historia, al comercializar varios de los privilegios que les otorgaba el club o mediante el control del merchandising.

El trasfondo económico

Ese control ha sido reclamado por una facción más joven del grupo, que pretende pasar a controlarlo por esos motivos económicos. Los primeros altercados comenzaron en la final copera de Valencia que enfrentó al Real Madrid y al Barcelona, se recrudecieron en el viaje a Turín para asistir al Juventus-Real Madrid en esta temporada y explotaron hace dos semanas.

El Real Madrid no financia un desplazamiento de una persona en concreto, pero si ésta se erige en organizadora de un viaje y el club le reserva un número determinado de entradas, la mera organización de éste puede conllevar que la persona en cuestión negocie, por ejemplo, con la agencia de viajes –o subiendo el precio del paquete- que por cada diez aficionados ‘reclutados’ se obtenga una plaza gratis.

Este trasfondo económico no se limita sólo a Ultras Sur, ya que ha creado también distensiones en otras peñas que siguen al Real Madrid por todo el mundo, como las peñas 5 estrellas, La Clásica o La Gran Familia, que han visto a algunos de sus peñistas enfrentados entre sí o con miembros de otra peña. Este hecho ha llevado a varios socios a pedir en ocasiones al Real Madrid a que firme un acuerdo con una agencia de viajes que organice todos los desplazamientos y no dé pie a posibles trapicheos.

El proyecto del Real Madrid

Para no depender en exclusiva de Ultras Sur, el Real Madrid ‘filtró’ a varios medios la pasada temporada su intención de crear otra zona de animación en el Fondo Norte, lo que no llegó a materializar, y más recientemente, ha afirmado que en la actualidad estudia ampliar la zona de la Grada Joven de 800 a 2.800 localidades, para que en el Fondo Sur pudieran juntarse todos los grupos de animación.

Sin embargo, los últimos acontecimientos dejan en suspense esta idea y el futuro de los ultrasur. Esta ‘guerra civil’ en el seno del grupo radical madridista preocupa y mucho a Florentino Pérez, pese a que los líderes históricos del grupo han trasladado al club que tienen la situación controlada y que no se repetirán los incidentes registrados antes del choque del pasado 9 de noviembre.