Achtung: El milagro que fue mentira

Hace menos de un mes, su historia nos emocionó. Un caballo, el peor de la carrera según las apuestas, y cuyo preparador había muerto por leucemia horas antes, remontó desde la última posición hasta la primera para ganar la prueba más importante del año en España: el Gran Premio de Madrid.

Tres semanas después, el cuento de hadas se ha hecho trizas. Achtung ha dado positivo en el control antidopaje por fenilbutazona, un analgésico prohibido desde hace quince años, según ha avanzado este lunes El País, donde Julio Díaz miembro del colegio de veterinarios y director de A Galopar, explica que esta sustancia no es de las más perseguidas y que “no hace que un caballo corra por encima de sus posibilidades, pero sí todo lo que puede”.

Porque este medicamento reduce los dolores del animal y está permitido hasta un límite determinado, pero ese límite lo superó con creces Achtung. El propio Díaz cree que posiblemente se suministró fenilbutazona a Achtung porque se resiente menos en pistas blandas, y ese día el firme de La Zarzuela estaba seco y duro.

Los propietarios del caballo han solicitado el contraanálisis por ADN y han presentado una denuncia a la Policía para que si se confirma el positivo, se depuren las responsabilidades.

Queda descartado, por otro lado, que el dóping estuviera relacionado con las apuestas: en todo el hipódromo sólo se jugaron 120 euros a que se haría con la victoria, cifra pírrica que hubiera aumentado notablemente si alguien hubiera dopado al caballo para obtener rédito en las taquillas.

El caso es que salvo gran sorpresa en el contraanálisis, el milagro de Achtung no fue tal. En estos tiempos en los que tan necesitados estamos de héroes y referentes, el destino parece empeñado en demostrarnos que los milagros no existen. Ojalá se equivoque.

Contacto: vabajo@republica.com

Síguenos en twitter: @victorabajo