Una carrera hacia el cielo

Achtung, ganador del Gran Premio de MadridSucedió en Madrid. Un 30 de junio de 2013. Allí tuvo lugar la carrera más bonita del mundo. O al menos, la más emotiva. Se corría el Gran Premio de Madrid. La carrera más importante del año en España. Y un caballo, de nombre Achtung, el peor de la prueba según las apuestas, homenajeó a su preparador. Roberto López había fallecido horas antes, a los 42 años, de leucemia. Nunca el público celebró tanto y al unísono una victoria. Una victoria para la historia. Un milagro.

Roberto López era aficionado al turf desde pequeño y desde los 12 años se le podía ver por las mañanas junto a las cuadras del hipódromo de La Zarzuela montando a caballo. Era su vocación. Ya vinculado a la preparación de los caballos, su padre fue asesinado por ETA. Cuando en vísperas de una jornada de carreras en el hipódromo de Lasarte vio a un grupo de jóvenes pegando carteles a favor de los asesinos de su padre, los arrancó cuando éstos se marcharon. No sabía que alguien le estaba viendo desde la acera de enfrente. Ese ‘alguien’ avisó a los cobardes de turno, quienes le propinaron una paliza. Cuando al día siguiente se sintió señalado en Lasarte, al escuchar comentarios como “Ése es al que pegaron una paliza” o “Ése es al que asesinaron a su padre”, decidió dejarlo todo y regresar a su casa de Aravaca. Lo dejó todo, sí, pero no su afición a los caballos.

Emprendió en su coche rumbo a Francia, donde paró en el primer hipódromo con el que se encontró. Allí se ofreció a trabajar gratis a cambio de comida y de que le permitieran dormir en los establos. Ascendió profesionalmente y se labró una carrera. Con la reapertura del hipódromo de La Zarzuela, decidió regresar a casa. Le detectaron una leucemia. Parecía que el trasplante de médula de uno de sus hermanos le salvaría la vida. Pero rechazó el trasplante y fue hospitalizado para comenzar de nuevo con el tratamiento. Una infección se lo llevó para siempre.

Horas después, un caballo preparado por él, Achtung, corría la prueba más prestigiosa del año en España. Desde el hospital, seguía muy de cerca la preparación de su caballo, hasta que una semana antes de la carrera el cáncer le impidió hablar. Achtung era el peor, según las apuestas, que pagaban su victoria 42,20 euros por cada euro apostado. Pero Achtung remontó desde la última posición hasta la primera y consiguió un triunfo que su jockey, el portugués Marino Gomes, celebró señalando al firmamento. Los propietarios instaron a los mozos a que fueran ellos los que recogieran el trofeo. Todo ello, en medio de la emoción generalizada y de la unánime ovación del público, que también participó de esta historia de película. Las lágrimas de emoción de Gomes (desde el minuto 8:30 del vídeo) se multiplicaron en las gradas. Y en las cuadras. Fue el mejor homenaje posible a Roberto López. Una carrera hacia el cielo.


Mire este video en YouTube
Embedded with WP YouTube Lyte.

Datos biográficos tomados del artículo “Una vida de película”, por Mario García (A Galopar).

Fotografía: www.hipodromodelazarzuela.es (de Richard Dunwoody)

Contacto: vabajo@republica.com

Síguenos en twitter: @victorabajo