César Cepeda: “He vivido que es verdad eso de ‘¡Sí se puede!’”

Reproducimos en Doble Pivote la entrevista publicada el viernes 14 de junio de 2013 al exboxeador César Cepeda. Foto: Guantes de Lobo.

El exboxeador César Cepeda ha ganado el combate de su vida. La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado una sentencia que inhabilita durante seis meses al actual jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatológica del Hospital de Getafe, Rafael Rubio Quevedo, por un delito de lesiones por la imprudencia profesional que cometió en 2007 al operar en el Hospital Montepríncipe a Cepeda de la mano equivocada y volver a anestesiarle para intervenirle la mano dañada cuando se percató del error.

El exboxeador, tras seis años de lucha en los que rechazó una oferta de 50.000 euros para tirar la toalla y regresar a su rincón, se siente “vencedor” y “emocionado” y afirma que “no hay nadie en el mundo que pague” lo que siente ahora. Afirma que siente “que si uno lucha, acaba consiguiendo lo que se propone” y que el cirujano pagará su negligencia con “el desprestigio profesional y mediático”. El expúgil nos cuenta sus sensaciones en una entrevista para Republica.

¿Cómo se siente después de que haya sido aceptado tu recurso y el cirujano haya sido inhabilitado por seis meses?

Me siento vencedor, realmente contento. Mi abogado me decía que era muy difícil que se diera la vuelta a la sentencia pero decidí apelar y finalmente la lucha ha tenido su premio.

La indemnización total, sin embargo, no es muy alta después de todo el dinero y el tiempo invertido…

Es cierto, es irrisoria, porque sólo fueron 6.000 euros por dos meses de baja y 5.400 euros por las cicatrices estéticas, que con los intereses se duplica. Al final, con lo que he gastado en abogados, no me queda mucho, pero todo esto no lo he hecho por dinero porque no hay nadie en el mundo que pague esto. Si hubiera cogido los 50.000 euros que me ofrecieron en su día no tendría esta cara de felicidad.

Así que no se arrepiente de haber rechazado esos 50.000 euros…

Nunca, porque lo que siento ahora no tiene precio. El jueves tenía previsto marcharme de viaje y no me fui por la emoción que sentía. Dicen que no hay almohada más cómoda que tener la conciencia tranquila, y así me siento yo ahora.

¿Cree que si no hubiera salido tanto en los medios habría salido victorioso?

No, porque esto es España y la justicia está corrompida. Incluso en lo que respecta a los tiempos. El proceso se ha demorado seis años y por la presión de los medios se ha adelantado, si no nos habríamos ido a siete u ocho años.

Este capítulo, ¿cierra la pesadilla? ¿Da el tema por zanjado?

Doy el tema por zanjado y es el momento de pasar página, pero voy a empapelar el hospital con la sentencia y a seguir detrás del tema para que a este cirujano se le inhabilite y no recupere su cargo de jefe de cirugía.

¿Siente rencor?

Para nada, porque la vida es justa, todo llega y esto me lo ha demostrado. El mayor castigo del cirujano es el desprestigio profesional y mediático que tendrá a partir de ahora, con la gente y con sus propios compañeros, a los que él echó la culpa para no hacerse responsable.

¿Qué le diría al cirujano?

Que todo llega, amigo. Yo he estado seis años esperando y él va a estar seis meses de vacaciones pagadas porque se lo cubre el seguro, pero el desprestigio lo tendrá para siempre. Yo respeto el error de que se equivoque de mano, pero no le perdonaré la negligencia de volver a operarme sin mi consentimiento con una doble anestesia general.

¿Cuáles son ahora sus proyectos?

Profesionalmente, abrir un gimnasio propio en el que dar mis clases, ahora estoy a caballo entre dos gimnasios y quiero montar uno. Y personalmente, tendré más tiempo de disfrutar de mi familia, mi mujer, que me ha apoyado en todo el proceso, está embarazada de cuatro meses y ahora es el momento también de disfrutar de ella y del niño.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de este proceso?

Lo mejor, lo querido que me he sentido por gente, que me conocía y que no me conocía. Sus mensajes de ánimo diciendo que no me rindiese… Y lo peor, el vacío legal que hay en España y que protege a los médicos en España aunque cometan negligencias.

¿Se considera un ejemplo a seguir?

Para el que quiera luchar, sí. Porque tal y como está el país, mucha gente habría cogido el dinero pero siento que si luchas por conseguir algo lo puedes conseguir. Además, estoy muy feliz de que a partir de ahora haya jurisprudencia y de que si a alguien le vuelve a pasar lo mismo que a mí pueda beneficiarse con esta sentencia.

¿Qué le diría a la gente que le ha apoyado?

Que muchísimas gracias a todos. Había personas que me decían que no lo iba a conseguir, que cogiera el dinero, pero he demostrado que si uno lucha acaba consiguiendo lo que se propone. He vivido en primera persona que es verdad eso de ¡Sí se puede! Gracias a la gente, de Madrid, de Barcelona, de toda España, a los medios, grandes y pequeños, al mundo del boxeo, que se unió desde el principio por ayudarme… Gracias.