No apueste por Internet: Hacienda puede arruinarle

Hoy no les voy a recomendar que apuesten a este partido de fútbol o a aquél de béisbol. Hoy les voy a recomendar que no apuesten. De ahora en adelante ni un euro, al menos por internet.

Por lo menos hasta que se solucione la tomadura de pelo que acaba de implantar el Ministerio de Hacienda para tratar de controlar la ‘gallina de los huevos de oro’ de las apuestas deportivas en una operación que hubieran firmado Al Capone y compañía.

Se la resumo y luego se la desarrollo. Desde hoy, Hacienda tiene a su disposición los datos de todos los pagos de cualquier apostante que haya solicitado un cobro en este sentido, y anuncia que desde ahora los jugadores están obligados a tributar todos sus ingresos obtenidos en las apuestas por internet (que no beneficios).

¿Qué significa esto? Pues que si un señor apuesta un mes 600 euros y gana otros 600 y decide cobrar –los 1200- y al mes siguiente apuesta 1.000 euros y los pierde, a efectos prácticos de Hacienda ese señor no ha perdido 400 euros, sino que ha ‘ganado’ 1.200 y tiene que pagar por ello.

De locos. El caos generalizado en el sector por una operación que se ha hecho rematadamente mal y sin contar con las casas ni con los ciudadanos, sólo pensando en ‘trincar’ más dinero por todos lados está logrando el efecto contrario. Desinformación, quejas, y desorientación entre las partes, porque les aseguro que a día de hoy, ni en el Ministerio, ni en las casas de apuestas, ni entre los apostantes, se tiene claro el asunto.

Adiós a las punto com

Hoy,  usted ya no puede acceder a ninguna casa de apuestas deportivas -o póker- cuya dirección termine en punto com. Es más, Hacienda le amenaza con que está usted en una situación alegal si tiene alguna apuesta abierta en las punto com (apuestas por ejemplo a ganador de la Eurocopa, de Wimbledon o de la NBA aunque la hubiera hecho usted hace un mes), así que no le va a quedar más remedio que aceptar la cesión de sus datos a la casa punto es que le corresponda para que le puedan pagar esa apuesta. Entonces, quiera o no, como esa apuesta resulte ganadora y quiera cobrarla ya sabe que tiene que pagar a Hacienda.

La nueva y descabellada reglamentación del juego -predestinada a cambiarse en el punto que nos concierne porque si no se va a liar la de San Quintín– ha dejado por el camino muchas históricas casas de apuestas punto com que no han podido lograr los requisitos del Gobierno para operar en España.

Aunque la mayoría de las ‘clásicas’ como bwin o lbapuestas (ex ladbrokes) siguen adelante, algunas casas han suspendido su actividad en nuestro país, como Bet-at-home o Unibet, ésta asociada ahora a Paf.

Otras permanecen enfangadas en un marco legal, como el caso de miapuesta, cuyo cese de actividad temporal fue decretado por la Justicia y ahora que vuelve a operar algunas compañías como Ono mantienen bloqueado su dominio y no permiten su acceso…

Prohibidas las apuestas cruzadas

Por si eso no fuera poco, otra de las más importantes casas, Betfair, se ha visto obligada por la nueva reglamentación a eliminar su método habitual de apuestas entre los usuarios ya que España prohíbe por el momento las apuestas cruzadas -para que no haya salvoconductos y tenerlo todo controlado-. La compañía ha presentado un recurso, pero si usted tenía cuenta en esta casa, a partir de ahora jugará contra la casa y no contra otros usuarios. En resumen, un caos.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, y el director general de Ordenación del Juego, Enrique Alejo, afirmaron a principios de mes que con esta regulación esperaban recaudar en el ejercicio de 2012 entre 80 millones y 160 millones de euros pero la chapuza realizada pone en entredicho sus previsiones.

Evidentemente, horas antes de escribir este reportaje hemos recabado la impresión de las partes. Fuentes del Ministerio de Hacienda han confirmado a Republica.com que “como no hay una normativa específica del juego on-line, los jugadores tienen que computar los beneficios como ganancias patrimoniales, aunque en la Dirección General de Ordenación del Juego se están estudiando todas las posiciones y se están enviando a la Dirección General de Tributos para que las analice”.

Otra noticia curiosa. Estas mismas fuentes nos han confirmado que las ganancias “se tributarán desde el primer euro” y que “en ningún caso se compensarán las ganancias con las pérdidas”. Es decir, como les comentábamos al principio del artículo, si usted ha ganado 600 un mes y los cobra y pierde 1.000 dos meses después, para los ‘lumbreras’ de Hacienda usted no ha perdido 400 euros, si no que ha ganado 600.

La única solución, si se lo pueden permitir y en cuanto Hacienda confirme -que tampoco lo ha hecho- que se tributarán como ‘ganancias’ las solicitudes de cobro y no las ‘apuestas ganadas’, será mantener un saldo perenne en la cuenta hasta si el destino así lo quiere, se disfrute de una cantidad suficientemente importante para ser cobrada.

Las casas de apuestas por internet, que reconocen que “si Hacienda solicita esos datos estamos obligados a facilitárselos”, echan balones fuera cuando los usuarios preguntan los detalles de esta intrahistoria, y sus empleados tienen la orden de indicar a los desorientados apostantes que “las cuestiones operativas de hacienda debe consultarlas en la agencia tributaria”.

Así intentan evitar la huida masiva de clientes, los principales perjudicados en todo esto, especialmente los más conservadores, que para ir controlando el equilibrio entre gastos e ingresos realizaban muchas operaciones. Caso aparte es el de los jugadores profesionales de poker on line, que mueven cantidades desorbitadas de dinero que ahora emigrarán a otro país.

¿Sale alguien beneficiado –además de Hacienda- en este asunto? Las casas de apuestas físicas. Anteriormente, encontraban en Internet una feroz competencia, ya que la red ofrecía, además de la comodidad de jugar desde la casa, unas apetecibles cuotas superiores por ahorrarse los gastos de personal y de mantenimiento de una sede física.

Pero ahora, captarán gran parte de los ‘fugados’ de Internet, ya que su legislación es distinta y en su caso, Hacienda sólo mete las narices cuando se ganan más de 3.000 euros en una sola apuesta.No se dejen embaucar, por tanto, con las tentadoras ofertas que desde este fin de semana han empezado a realizar las casas de apuestas deportivas por internet ante la obligación de que todos los usuarios tengan que registrarse de nuevo en las punto es. O si lo hacen, sepan con las consecuencias con las que se encontrarán. Unas consecuencias de las que no han informado lo suficiente ni la Administración (lo más disparatado es sacar una ley y decir ahora que está estudiando cómo interpretarla) ni las compañías de apuestas, las dos partes que se quieren hacer de oro a costa de gente como usted.

NOTA: Tras comprobar que seguimos registrando numerosas entradas a este artículo meses después de ser publicado (junio de 2012) y después de que esta problemática se solucionara a posteriori, copiamos aquí vínculos de artículos posteriores relacionados con este tema:

El anuncio de Hacienda sobre las apuestas es inminente (Doblepivote.com, 24 de septiembre de 2012)

Hacienda descontará las pérdidas en la tributación de las apuestas por Internet (Republica.com, 28 de septiembre de 2012)

Enrique Alejo: Se tributará desde el primer euro (Doblepivote.com, 10 de octubre de 2012)

Síguenos en twitter: @victorabajo

Contacto: vabajo@republica.com