Pepe, vete y no vuelvas

Estoy harto de ver marrulleros, mentirosos, teatreros y salvajes en el mundo del fútbol, sean del equipo que sean, pero tras ver un carrusel de partidos entre Real Madrid y Barcelona en los últimos meses mi indignación con estos personajillos que ensucian este deporte es colosal.

La palma se la lleva Pepe, que es tan buen defensa como mal compañero. Y es que, ya se han acabado los calificativos para un jugador al que se le va la cabeza de forma habitual y mancha el escudo del Real Madrid con sus locuras y sus gilipolleces. A sus entradas a la altura de la rodilla y de sus codos apuntando a la cabeza del rival, se suman sus gestos gestos de chulería, prepotencia y superioridad con el contrario, que han hecho que se convierta en uno de los jugadores más odiados de la Liga.

El pisotón a Messi ya es la gota que ha colmado el vaso y debe ser suficiente como para que el Real Madrid lo mande de una puñetera vez a freír espárragos, ya que se ha demostrado que Mourinho, que le defiende de lo indefendible, tampoco le ha podido poner en su sitio.

De nada vale ya que pida perdón, obviamente porque en Chamartín se lo piden, y menos para luego declarar que el pisotón en la mano a Messi “fue involuntario”, ya que “nunca haría daño a un compañero de profesión”. Encima, se cree que los aficionados somo idiotas.

Con todo esto, la única salida es que el presidente del club, Florentino Pérez, ya que el entrenador luso no está por la labor, le diga a este energúmeno lo que significa llevar el escudo del Real Madrid en la camiseta y después de eso, lo entienda o no, le abra la puerta para que no vuelva nunca más.

Síguenos en twitter: @turocaim