De aquí no se va ni el Tato

drentheEl Madrid tiene un problema, que no deja de ser el mismo que el de todos los años. Si quiere fichar y tener en la plantilla solo a 23 jugadores, como demanda Mourinho, tiene que vender a varios futbolistas.

Este año, el entrenador portugués ha hecho cinco descartes; Drenthe, Garay, Gago, Canales y Pedro León. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de los transferibles nunca quiere irse y los que lo quieren hacerlo no están dispuestos a ver como su nuevo club les reduce la alta ficha que cobran gracias a la generosidad de los dirigentes de Chamartín. Además, a esto se une el hecho de que el Madrid siempre compra caro y siempre vende barato. Lo primero es consecuencia de que tiene más dinero que el resto y lo segundo es porque los los equipos de todo el mundo saben de la necesidad que el club blanco tiene de quitarse jugadores de encima y esperan al último momento, antes del cierre del mercado, para presentar ofertas ridículas que acaban siendo aceptadas.

Punto y aparte, si nos centramos en lo que le debe hacer el club, está claro que la prioridad debe ser el vender cuanto antes a Drenthe, un jugador que no vale para el Madrid y que tiene un carácter complicado como ha vuelto a demostrar esta temporada en el Hércules, en el que ha estado cedido. Además cobra 2,5 millones de euros y le queda un año de contrato, por lo que incluso el hecho de regalarlo no sería mala opción.

A los otros cuatro transferibles no les faltan ‘novias’. A Gago le quieren varios equipos de la Premier pero su ficha de 2,3 millones de euros complica su salida y el argentino no está dispuesto a cobrar menos.

Garay, por su parte, quiere seguir en el Madrid, pero lo tiene difícil. Los partidos que ha jugado lo ha hecho a un gran nivel pero Mourinho apenas le ha dado oportunidades. Es el que más fácil tiene el irse, pero el club no lo va a vender por menos de 10 millones de euros, por lo que unos pocos clubes pueden permitirse su fichaje. Por ello no se descarta la cesión o incluso que sea moneda de cambio en el posible fichaje de Agüero, en el caso de que el Atlético decida negociar por el crack argentino.

Los casos de Canales y Pedro León son especialmente llamativos. Pocos dudan de que tienen nivel para jugar en el Madrid, aún no siendo titulares, pero el técnico portugués no cuenta con ellos. Al cántabro lo quiere para un futuro no muy lejano pero al murciano no lo quiere ver ni en pintura.

Los dirigentes del club también confían en Canales y solo contemplan cederlo. Sin embargo, el jugador no está dispuesto a estar cambiando de equipo cada año, y quiere ser traspasado. El Villarreal es uno de los equipos que se ha interesado en él.

Pero el caso más complicado es el de Pedro León. Mourinho lo tiene atravesado y quiere que se vaya, pero el murciano ya le ha dicho a la cara que no se va a mover del Madrid y que quiere triunfar en el Bernabéu. El club tiene varias ofertas en la mesa, pero el exjugador del Getafe no se moverá. El caso es saber ahora si el de Setúbal será o no capaz de dejarle sin ficha.

Mis sensaciones son que el Madrid acabará vendiendo a solo uno o dos de estos cinco jugadores, siendo los ‘afortunados’ Gago o a Garay, que saldrían en cualquier caso por menos de 15 millones de euros. Me parece que al club no le quedará otra que ceder a Drenthe, pues dudo que alguien se lo quede en propiedad, y encima tendrá que pagar parte de su ficha, ceder también a Canales, a pesar de los deseos del jugador cántabro, y Pedro León tendrá muy difícil quedarse con una ficha en el equipo, algo que no deja de ser un error fruto de la cabezonería de Mourinho. En resumen, que de aquí no se va ni el Tato.