Lo que necesita el Madrid

Kun Agüero

Estos últimos días veo en los medios de comunicación los nombres que suenan para el Madrid de la próxima temporada;  Coentrao, Neymar, Agüero…  Y me pregunto, ¿realmente necesita el equipo merengue a estos jugadores? Mi respuesta es ‘no’,  y voy a explicar las razones.

El Madrid este año ha mostrado un nivel altísimo, a pesar de no haber podido conquistar la Liga y la ‘Champions’, entre otras cosas porque el Barça, que hoy por hoy es el mejor equipo del mundo, no le ha dejado.

No hay que olvidar que el equipo culé lleva muchos años formándose y que el nivel mostrado en los tres últimos años es fruto del trabajo y la paciencia, dos aspectos fundamentales para triunfar. Eso hace más grande al Madrid, que ha plantado cara al equipo de Guardiola en todas las competiciones y además le ha ganado la Copa del Rey. Por ello creo que el bloque debe permanecer con unos pequeños, pero no revolucionarios, cambios.

El equipo ya se ha reforzado con la llegada de Sahin, Altintop y Callejón en el centro del campo y en el ataque, pero faltan dos laterales. La más que posible llegada de Coentrao, en el lateral izquierdo, me parece innecesaria, pues Marcelo es actualmente uno de los mejores del mundo en su puesto. Debe mejorar en defensa, pero su juventud (23 años) y su progresión le auguran un futuro espectacular. Es por eso que el Madrid no debería buscar un sustituto al jugador brasileño y sí uno que le diese descanso en algunos partidos.  Para eso, obviamente, no hace falta gastar 25 millones, que son los que pide el Benfica por Coentrao. Una opción más que interesante, y mucho más barata, sería el jugador del Newcastle José Enrique, que ha hecho este año una campaña espectacular.

Veo prioritario, por encima del resto de adquisiciones, el fichaje de un lateral derecho. Ramos cumple en esa posición pero eso hace que la afición merengue ‘pierda’ al mejor central español de los últimos años. Creo que debería volver al centro de la defensa. Pepe es titular indiscutible pero a Carvalho le queda poco para retirarse y, aunque ha rendido a un gran nivel este año, creo que no es mejor que Ramos. En ese lateral, aunque puede entrar también Arbeloa, hace falta un jugador. Hablan de Maicon, pero hay otros iguales o mejores y más baratos. Uno de ellos es Azpilicueta que, sin embargo, tiene contrato con el Olympique de Marsella.

En el centro del campo la creación del juego este año, a priori, está más que asegurada. Xabi Alonso, Sahin y Ozil, que puede jugar un poco más retrasado, son tres jugadores contrastados y de garantías. Sin embargo, con la más que posible marcha de Lass,  faltaría un mediocentro defensivo para acompañar a Khedira. Altintop podría ocupar esa posición, pero es demasiado irregular, así que una muy buena opción repescar del Benfica a Javi García, que lucharía por ganarse un puesto en la medular.

En ataque no es prioritario ningún fichaje pero, de hacerlo, el Madrid debería optar por un delantero potente, que fuese bien de cabeza, y corpulento. ¿Agüero? Es uno de los mejores jugadores del mundo, todo un crack, pero ¿para qué? El Madrid ha sido el equipo más goleador de la Liga y el juego de ataque visto en los últimos partidos fue espectacular. Tampoco hace falta Neymar, que me da la sensación que se acabaría ‘perdiendo’ en Madrid. La opción de Llorente me gusta, pero creo que el Madrid tendría que pagar demasiado al Athletic por él y probablemente no sería titular. Así, si yo fuese Florentino o, mejor dicho, Mourinho, ficharía a Lukaku, del Anderlecht, o repescaría del Sevilla a Negredo por 20 millones, para poder desatascar algunos partidos y quién sabe si luchar por un puesto titular. Los dos reúnen los requisitos que necesitaría el Madrid, y son diferentes a lo que ya tiene, Benzema e Higuaín, dos de los mejores delanteros que hay actualmente.

En definitiva, el Madrid no tiene ninguna necesidad de comprar tanto y a unos precios tan elevados e insisto que la principal prioridad pasa por reforzar los laterales. El bloque ya está hecho. Ahora hay que mantenerlo, fichar poco y bien, y tener paciencia, aunque es algo que me da la sensación de que falta en Chamartín.