Cutre y putrefacto

En este fin de fiesta del PP, al que tuve el honor de ayudar cunado echamos a Felipe González, el creador de la España bananera y corrupta.

La putrefacción de ese partido ha proliferado de tal modo que ya no sabemos quién puede suceder a Rajoy cuando se entere de que está acabado. Bueno, yo si lo sé, y lo escribí aquí. Otro gallego.

Como yo he vivido con una señora de las características de la Cifuentes –pero que no hurtaba en los supermercados- sé lo que habrá sido la lucha en el PP para lograr que se fuera. Al final, como concuerdan muchos comentaristas, se la han sacado de encima ellos mismos: fuego amigo.

Una vez más destaca la cutrez del asunto. En ninguna capital de Europa lo cutre se impone como en Madrid. Habrá asesinatos, envenenamientos, exterminios, traiciones, pero cutreces, esas son las especialidades de España. Eso y mover cadáveres.