Nobleza baturra

Enrocados cual irredentos carpetovetónicas, los partidos independentistas y españolistas se reparten el voto catalán, dos millones frente a dos millones de ciudadanos y de ahí no les sacan ni las cárceles ni los jueces que no deberían intervenir en la política.

Esto es un país de tozudos, de gente que no lee y apenas escucha. Además individualistas cual iberos bereberes, tanto los unos como los otros. Ya lo escribió Madariaga en su gran libro “España, una Historia Moderna”, donde insiste en que el catalán es aún más ibero que los demás. Yo lo veo algo celta y un poco francés.

Nadie desea que los negocios vayan mal en Cataluña, cosa que puede suceder con la inestabilidad política. Hay que luchar a fondo por la negociación sin jueces ni fiscales de por medio.
Y una acotación de Sardá que me encanto: el independentismo catalán es el único en el mundo que está dividido en dos partidos, con lo que permite el triunfo de un tercero que no es independentista. De lo más ibérico.