Los monstruos en la pecera

Mi subconsciente psicológico ve a los candidatos a las elecciones catalanas sumergidos en un acuario como el de Mónaco. Arrimadas la veo como la sirenita de Copenhagen con la cola de pez, a Puigdemont como el Manneken Pis de Bruselas, a Iceta como una dorada redonda y apetitosa, Domenech un rodaballo, la alcaldesa como una lamprea y Albiol un pulpo, porque realmente es un piernas.

Iceta lo calificó de tabernario y yo no logro entender que el PP no encuentre nada mejor en toda Barcelona, a no ser que en su infinito desconocimiento o desinterés por Cataluña haya confundido Badalona con Barcelona. No se puede acabar un mitin clamando “a por ellos”, es caer demasiado bajo.

El más listo me parece Iceta y el más sensato Domenech. Necesitaremos que todos se pongan el mono de trabajo y se sienten a negociar con la mayoría de Madrid. Los catalanes indepes perdieron el mundo de vista, pero los españolistas de Madrid no pueden seguir tratando a Cataluña como una colonia. Media Cataluña no está a gusto en España, un tercio se quiere separar y media España detesta o menos precia a Cataluña.

¿Cómo se arregla eso?¿A quién sacaremos de la pecera?¿Quién cocinará el “suquet”?