Cordura

El Tribunal Supremo ha venido a poner orden en el asunto en el arrebato inquisitorial de la Fiscalía y la juez Lamela, a quien Torquemada bendijo. Será mejor para todos que tengamos unas elecciones del 21 – D en paz y con los ánimos más calmados que los últimos días. Unas elecciones con los candidatos en la cárcel están más cerca del apartheid sudafricano que de Luxemburgo. No se puede tratar a Cataluña como una colonia de Madrid, aunque Unamuno y Madariaga ya escribieron sobre ello el siglo pasado.

Como comenta Enric Juliana evitaremos que Muñoz Molina tenga que volver a escribir lo mal que le sabe que periodistas e intelectuales anglosajones sigan creyendo que España aún hay ecos del franquismo. ¿Acaso no los hay?. Ni siquiera Sabater o Marías logran mantener su habitual lucidez cuando hablan de Cataluña y que el lavado de cerebro jacobino del españolismo les puede.

Por qué seguir. El TS no desea que la justicia española haga el ridículo si las actas de la Fiscalía se llevaran a tribunales internacionales. Qué alivio no leer en The Time que Rajoy se está comportando como un Putin.